Por: Elva Téllez

México está impresionado, la noticia de los adolescentes que asesinaron a un niño de 6 años “jugando al secuestro” incluso ya traspasó fronteras, la prensa internacional le ha dado cobertura a la noticia, ha realizado reconstrucciones virtuales, ante el estremecimiento y las preguntas por la forma tan cruel en que Christopher Raymundo Márquez fue ultimado.

Lamentablemente no es la primera vez que un caso de este tipo resuena en el país, hay precedentes, el “El Ponchis” niño sicario que antes de los 14 años ya había matado a varios, se habló de cientos; Ana Carolina, la adolescente que planeó el asesinato de sus padres adoptivos; Ana Karen cuya foto dio vuelta al país donde vestía una playera negra con una calavera al centro, mató a su madre adoptiva y hermanastra; Erandy Elizabeth Gutiérrez que apuñaló a su mejor amiga y todo lo anunció por Facebook y Twitter.

Este es un recuento de asesinos y asesinas que no alcanzaban los 16 años

Nació siendo ya adicto a la cocaína, Edgar Jímenez Lugo “El Ponchis” fue abandonado por sus padres, la leyes estadounidenses le entregaron su custodia a su abuela, quien lo trajo a vivir a México, a un municipio del estado de Morelos; a los 11 años ya cometía asaltos a negocios, a los 12 fue reclutado por el Cartel del Pacífico.

Su carrera criminal duró apenas dos años, fue capturado en septiembre del 2010, con marihuana y cocaína en la bolsa, tras la circulación de unos vídeos en Youtube donde aparecía torturando hasta la muerte a varias personas.

El sistema penal mexicano le dio 3 años de prisión, lo cuales fueron ocupados principalmente para su rehabilitación, fue trasladado a Estado Unidos, para ser reubicado en Texas, con otra identidad.

El Ponchis

Ana Carolina bien encaja con el perfil de un personaje de película de suspenso, blanca, cabello oscuro, no medía más de 1:48 cuando acompañada de su novio y un amigo, asesinó a sus padres adoptivos.

Bien podría pensarse que una joven a la que sus padres adoptivos le han dado todo lo que un adolescente pudiera desear, lo que menos podría pensar es en matarlos, pero para Ana Carolina los viajes a Miami, Venecia, vestidos de diseñador entre otros lujos no fueron suficientes; para heredar varias cuentas millonarias y propiedades, ultimó a quienes la habían adoptado golpeándolos varios minutos, estrangulándolos para después inyectarles cloro con insecticida en el cuello.

Fue sentenciada a 14 años y 6 meses de prisión.

adolescente_asesina_07052013

“Porque las odiaba, me golpeaban mucho” respondió Ana Karen cuando los medios de comunicación le preguntaron ¿por qué había asesinado a su madre y hermana adoptiva? Aparentaba más años de los 15 que tenía cuando fue arrestada junto a su entonces novio y un amigo, lucía un cabello descolorido pintado de naranja y el rostro desencajado, al parecer las últimas palabras de quien la criara como su hija surtieron efecto “mírame a los ojos que está imagen nunca se te va a olvidar”.

Las hicieron tomar pastillas y al ver que no hacían efecto, las golpearon con un tubo, después la misma Ana Karen les colocó bolsas de plástico en la cabeza, hasta asfixiarlas.

ana karen

Erandy Elizabeth Gutiérrez pasó tiempo planeando el asesinato de Anel Baéz, fue dejando señales en las redes sociales de lo que pensaba hacer; el motivo según declaró después, fue qué quien en vida fue su mejor amiga, había publicado fotos comprometedoras de ella y un compañero de la escuela en Facebook.

erendy

“Dios, ¿qué he hecho?” publicó en twitter poco después de apuñalar a Anel en 65 ocasiones

Erandy visitó a Anel en su casa, llegó con dos helados y con la “intención” de reconciliarse, pasaron tiempo viendo la televisión, para después ir a la cocina por el cuchillo que acabó con la vida de la menor.

Estos son solo algunos de los casos en los que los peores instintos de jóvenes que apenas habían dejado la infancia quedaron expuestos.