Astrolabio

Por Victoriano Martínez

Iván Sandoval Armas, asesor de los empresarios promotores del proyecto Cañadas en la Sierra de San Miguelito, lamentó el pasado domingo en reunión con los comuneros de San Juan de Guadalupe, las dificultades que enfrenta desarrollo inmobiliario que les aseguró que el Instituto Municipal de Planeación (Implan) “nos está viendo la cara”.

Ante unos 140 comuneros, de los 334 que conforman el padrón, de acuerdo con la versión del grupo Comunidad de San Juan de Guadalupe en Resistencia, Sandoval Armas intentó generar confianza en que el proyecto podrá continuarse, aunque no lo logró.

Sandoval Armas fue delegado de la Procuraduría Agraria y ahora asesora al grupo inmobiliario que pretende urbanizar dos mil 69 hectáreas en la Sierra de San Miguelito.

En su intervención en la sesión con los comuneros, el ex funcionario agrario modificó el destino del territorio propuesto por los desarrolladores. Aseguró que el proyecto Cañadas abarcará dos mil 500 hectáreas, contará con un área de amortiguamiento de otras dos mil 500 hectáreas y señaló otras ocho mil hectáreas como la parte de la Sierra que “ahí se las vamos a dejar”.

En la reunión, desarrollada el 16 de febrero, informó a los comuneros que se ampararon contra la consulta, pero a la vez participaron en ella.

Sandoval Armas culpó a los comuneros en resistencia y a los grupos ambientalistas de convencer al presidente Andrés Manuel López Obrador para pronunciarse el 24 de mayo del año pasado en la Plaza de los Fundadores por que la Sierra de San Miguelito no se toca.

Mencionó que López Obrador hizo una votación a mano alzada a favor de la Sierra en un acto en el que no había comuneros. Entre los asistentes se escuchaba a algunos decir “yo sí estuve ahí”.

La desangelada reunión terminó con mucho menos asistentes que con los que comenzó.

De acuerdo con la versión que el Grupo Comunidad de San Juan de Guadalupe en Resistencia difundió a través de redes sociales, el comunero Noel de la Rosa comentó al salir: “Se los está cargando la huesuda”, al tiempo que advirtió que no hay que confiarse en la lucha por proteger la Sierra de San Miguelito.

 

A+