Astrolabio

Abelardo Medellín

El ex alcalde capitalino Mario García Valdez y el ex tesorero municipal Jesús José Bolaños Guangorena deberán pagar una multa de 47 millones 700 mil por su probable responsabilidad en la falta de comprobación del recurso egresado del Fondo de Aportaciones de Infraestructura Social Municipal (FISM). 

La sanción fue determinada por la Auditoría Superior de la Federación (ASF) luego de un procedimiento sancionatorio que investigó los movimientos financieros de la administración de García Valdez, de los que quedó constancia en la cuenta pública 2015. 

El pasado 3 de febrero, la ASF dictó la sanción definitiva a la averiguación que inició en 2016 y tuvo continuación durante los dos últimos trienios; en el expediente, con número de Registro DGRRFEM/D/04/2020/15/301, la Auditoría le atribuye omisiones sobre el cuidado de los recursos del FISM, así como la omisión de que los recursos de este fondo se hiciese con estricto apego al presupuesto y a las leyes correspondientes. 

De acuerdo con el resolutivo, a Mario García se le imputa la falta de comprobación de un gasto similar a la multa aplicada, que se hizo en seis transferencias bancarias al número de cuenta 97690758 de BANSI, movimiento que no garantizó el destino final del recurso; a Jesús José Bolaños se le fincaron las mismas omisiones y la responsabilidad por un mal manejo de los recursos públicos del Municipio, derivado de las mismas transferencias. 

Según el documento, ambos servidores públicos habrían incurrido en violaciones a los artículos 47º y 70º de la Ley General de Contabilidad gubernamental, a los Lineamientos Generales para la Operación del Fondo de Aportaciones para la Infraestructura Social Municipal, a la Ley Orgánica del Municipio Libre del Estado y a la Ley de Coordinación Fiscal. 

A pesar de que el recurso investigado corresponde a la cuenta pública del 2015 y de ahí se desprende la multa, el documento sancionador menciona una actualización del monto para resarcir el daño, motivo por el cual la cantidad a pagar podría aumentar. 

En 2016, año en que inició la averiguación de la ASF contra el ex alcalde capitalino, diputados de la Comisión de Vigilancia del Congreso del Estado también habían señalado que las cuentas públicas de Mario García presentaban serias inconsistencias, como un monto de más de 120 millones de pesos sustanciados por el edil capitalino.

Asimismo, en septiembre del 2015, el ex alcalde de San Luis Potosí Guillermo Pizzuto Zamanillo envió un comunicado donde cuestionaba el manejo financiero de la administración de Mario García Valdez en diversas áreas, como la ampliación que tuvo el presupuesto en 2014, que pasó de dos mil 41 millones de pesos a tres mil 320 millones al final del ejercicio; la contratación de un crédito de 713 millones sin autorización del Congreso local, rebasando el 20 por ciento del total presupuestal considerado dentro de la ley; el incremento de 14.2 a 63.4 millones de pesos en la partida de difusión en medios de comunicación; el aumento desmedido en el rubro de “ayudas sociales”, que pasó de 5.1 a 298.7 millones de pesos; las observaciones que la ASE realizó a las cuentas del municipio por 11 millones 911 mil pesos en 2014, y el contrato que celebró en 2015 el municipio capitalino con la empresa Panavi para la instalación de 47 mil 861 luminarias con tecnología LED, a pesar de que un proyecto internacional conocido como “Bonos Verdes”, ofreció a su administración 50 mil luminarias sin costo para el erario municipal.

A+