Por Victoriano Martínez

“Esta noche llevamos a cabo el encendido de 20 km con 920 luminarias en la av. Salvador Nava. Vamos a seguir avanzando, viene el Río Santiago y muchas más colonias. #EnSonDePaz San Luis se Ilumina!! 💡💡💡 #SanLuisSuenaFuerte  #SLP”.

Así dio a conocer el alcalde Xavier Nava Palacios, vía Twitter, la conclusión de la instalación de las nuevas luminarias LED en esa avenida tras un acto inaugural en el que, tras un conteo regresivo, los asistentes gritaron coro: San Luis se ilumina.

Momentos antes, en su cuenta de Facebook montó un video con el acto inaugural, al borde de la avenida Salvador Nava, con un discurso dedicado a la contingencia por el coronavirus para agradecer a los potosinos por atender las medidas de sana distancia y de quedarse en casa promovidas por el gobierno municipal y el estatal.

No mencionó al gobierno federal. Posiblemente para no recordar que desde allá se hizo un llamado a reforzar el quédate en casa por estar entre los estados que menos han reducido su movilidad. O también pudo ser porque con ese acto se ignoraba el “acuerdo por el que se establecen acciones extraordinarias para atender la emergencia sanitaria”, publicado en el Diario Oficial el 31 de marzo.

Por mucho que se repase la lista de las actividades esenciales establecidas en ese acuerdo, difícilmente se encontrarán los protocolos inaugurales que autoridades municipales realizan de obras que, en sentido estricto, no los requieren para operar. ¿O sin esa inauguración las lámparas no habrían encendido?

Una inauguración no está directamente relacionada “con la operación de los programas sociales del gobierno” y aunque difícilmente sea una actividad “cuya suspensión pueda tener efectos irreversibles para su continuación”, lo único irreversible a la vista es el efecto en la promoción de imagen que el alcalde, y sus promotores, no quieren perder.

Nava Palacios felicitó a la población por quedarse en casa desde un acto innecesario en la calle.

Si la intención es que la población esté informada de los avances de la renovación de la iluminación en toda la ciudad, no se requieren actos protagónicos ni bombardeos de spots por radio y televisión.

Al paso que van, para el 31 de diciembre habrán quedado instaladas las 50 mil lámparas, pero la población habrá tenido que escuchar mucho más de 50 mil veces su slogan “En son de Paz, San Luis se ilumina”.

No debería preocuparles en lo más mínimo tanta promoción para que la población se entere de la instalación de las luminarias, pues ninguna obra como esa podría ser más notoria. Más bien deberían estar atentos a que efectivamente se instalen, porque si se falla en eso, también resultará muy notorio.

Las bondades del proyecto no requieren de promoción, se harán presentes calle por calle. Tanto spot y actos inaugurales denota más una urgencia de reconocimiento –esperemos que no de agradecimiento también– de la población hacia el alcalde. ¿Acaso Nava Palacios y sus panegiristas no confían en que la población sabe quién está al frente de la administración municipal?

El 12 de abril, vía comunicado y gacetillas –incluso hasta en la prensa de circulación nacional–, señalaron que el proyecto incluye “un sistema de administración inteligente, en el que ya no se utilizará la modalidad on/off, sino que será controlado de manera digital desde el centro de operaciones, en el que también será monitoreada cada luminaria”.

En la página Web del Ayuntamiento aparece un mapa de la ciudad con el título “San Luis Digital – Ubica sitios de interés”, en el que se pueden localizar oficinas para trámites municipales.

Si se combina la administración inteligente de las luminarias con el San Luis Digital podrían presentar un mapa en el que se iluminen las calles y avenidas conforme se instalan las lámparas, y no sólo daría a todos los habitantes de la ciudad la oportunidad de estar informados sobre el avance del proyecto, sino de verificar que sea efectivo en cuanto lo confirmen con su calle iluminada.

Una presentación de esa manera sería un verdadero acto de informar a la ciudadanía y tener a ésta como supervisores de su cumplimiento, y no con anuncios en actos protagónicos como el que anoche hizo Nava Palacios: “Vamos a seguir muy rápido. Viene el Río Santiago, vienen las distintas colonias, ya fue iluminado Guanos y así vamos a seguirle haciendo”.

Un anuncio tan obvio si el proyecto incluye toda la ciudad es por demás innecesario y, al serlo, no tiene otro objetivo más que la promoción prohibida por el artículo 134 constitucional, pero ahora también incluso deja de atender el #quédateencasa con un spot en el que un joven expresa que ahora ya podrán salir sin temor a jugar y a hacer ejercicio por las noches.

Una situación que, al concluir su mensaje en la inauguración de la iluminación de la avenida Salvador Nava, el alcalde anunció que promoverá con mayor frecuencia: “Esperemos que muy pronto estaremos inaugurando colonias todos los días de la semana”, dijo.