Jaime Nava

El pretexto de la “austeridad republicana” les vino bien a los regidores gallardistas en el Cabildo de Soledad de Graciano Sánchez para evitar transparentar el manejo de los recursos y desviar –hacia no se sabe dónde– más de un millón 300 mil pesos que estaban presupuestados para otorgar sus respectivos aguinaldos a los integrantes de ese cuerpo edilicio.

El pasado viernes 13, el cabildo de Soledad de Graciano Sánchez sesionó para discutir el presupuesto de egresos para el ejercicio fiscal 2020. La reunión fue aprovechada por regidores del Movimiento de Regeneración Nacional para cuestionar diversos montos y rubros como uno llamado “Otros servicios generales” al que le asignaron 36 millones de pesos.

El tesorero, Reynaldo Enrique Martínez Tovar, tuvo problemas para explicar el uso que darían a ese dinero; primero dijo que se trataba de un fondo para “alumbrado público”, pero cuando el regidor morenista Roberto Martínez Silva le hizo ver que ya contaban con una partida para ese fin con 37 millones de pesos al empleado gallardista no le quedó de otra más que cambiar su argumento.

“Es un presupuesto comodín”, arguyó para salir del apuro y luego aseguró que esos 36 millones de pesos serían destinados a “contingencias de cualquier índole”, lo que sea que eso signifique. La sesión continuó con el resto de regidores –priístas y panistas incluidos– prácticamente en silencio mientras los morenistas cuestionaban otros gastos hasta que llegó el turno de hablar sobre el presupuesto para compensaciones de fin de año.

Soledad cuenta con una partida en la que, según fuentes consultadas, tienen 86,700 pesos para cada uno de los 15 integrantes del Cabildo que en total representa la nada despreciable cantidad de un millón 300 mil 500 pesos, cifra que seguramente le hace mucha falta a quien gobierna de facto ese municipio.

Tal vez por eso la primera en molestarse cuando la regidora de morena Grecia Selene Pérez pidió que se transparentara el manejo de esa partida, fue su homóloga del Partido Verde, Araceli Martínez Acosta, quien utilizó el argumento de la “austeridad republicana” para proponer que a ningún regidor se le pagara aguinaldo.

La sesión concluyó con el acuerdo de analizar cómo y en qué se gastarían ese dinero en una nueva reunión que se celebró este lunes; sin embargo, al concluir, Gilberto Hernández Villafuerte –mejor conocido como el títere– hizo una seña que comprendieron bien los regidores del PRD, PVEM, PRI y PAN porque todos lo siguieron para sostener un encuentro privado que trajo a la memoria de más de uno los últimos días del trienio de Ricardo Gallardo Juárez como alcalde de la capital, tiempo en el que se pactó la entrega de bonos en lo oscurito, mientras públicamente se jactaban de ser austeros, honestos y transparentes.

¿De qué hablaron los regidores con Gilberto Hernández Villafuerte? ¿Les prometería un aguinaldo en efectivo? ¿Por qué los regidores del PRI y el PAN guardan silencio y parecen alinearse a la gallardía?

Como el dinero hay que gastarlo en algo – ¡oh, sorpresa! -, la síndico sugirió que se donara al DIF municipal que desde hace años encabeza la esposa de Ricardo Gallardo Cardona, Ruth Miriam González Silva. Los regidores de morena plantearon la posibilidad de que se distribuyera entre los trabajadores municipales que perciben salarios más bajos; no obstante, terminaron por enviar los recursos a un “fondo de ahorro”.

La actitud de la regidora del Partido Verde sorprendió a más de uno pues durante meses la han escuchado quejarse de su sueldo porque considera que gana muy poco, al igual que el perredista Martín Bravo quien desde el inicio de la administración quería un aumento.

El ayuntamiento de Soledad de Graciano Sánchez aprovechó toda la situación para enviar boletines de prensa con la intención de criticar a los regidores de morena y para hacer creer que en Soledad y la representante del Partido Verde están más alineados con el presidente Andrés Manuel López Obrador.

Al final del boletín incluso citan a la secretaria del ayuntamiento Yoloxóchitl Díaz López diciendo que los “integrantes del Cabildo no son trabajadores del Ayuntamiento, son servidores públicos de elección popular que perciben una dieta no un salario y que tampoco tienen percepciones como aguinaldo u otras prestaciones laborales”; entonces, ¿por qué sí se repartieron un aguinaldo proporcional el año pasado?

Agujeros

En Soledad se quedaron con las ganas de solicitar dos créditos: uno por 15 millones y otro por 10 millones de pesos. El primero, supuestamente, lo iban a destinar a la construcción de una alberca y: el segundo, estaba pensado para alcanzar a pagar las “compensaciones” de fin de año.

Un agujero en el estómago es lo que siente el rector de la Universidad Autónoma de San Luis Potosí, Manuel Fermín Villar Rubio, cada vez que le llega una solicitud de información que se niega a responder. Ojalá aproveche la cena navideña para planear con su familia la coartada perfecta… J

Parece que en el DIF estatal no aprenden. La directora del Centro de Asistencia Social “Rafael Nieto”, Claudia Hinojosa Celis, continúa en su puesto a pesar de que ocultó la violación de un menor de edad y de que autorizó la adecuación de un cuarto de “aislamiento” donde un niño se cortó las manos al intentar escapar de su encierro.