Astrolabio

Xochiquetzal Rangel

La afectación de cerca de 350 mil pesos que sufrió un introductor del rastro municipal por una avería en la segunda cámara de enfriamiento se debió a que, al momento del desperfecto en uno de los ductos del lugar, no había guardia para revisar la cámara, explicó el titular de Servicios Municipales, Gonzalo Benavente González.

Explicó que se tapó uno de los ductos que enfrían la cámara, por lo que el lugar no tenía la temperatura correcta, y como las reses que ingresaron al cuarto de enfriamiento estaban aún calientes, “se generó una afectación”, pese a que hasta ese momento aún había canales, es decir, carnes que se podían rescatar.

En este sentido, detalló que la afectación que sufrió el introductor que planea denunciar al Ayuntamiento por la pérdida de 350 mil pesos, se dio días después debido a que no aceptó el acuerdo que el subdirector del rastro le propuso, el cual consistía en reponer la pérdida con servicio.

Asimismo, puntualizó que aunque el reglamento del rastro no compromete al Municipio en caso de que se presenten fallas, el Ayuntamiento podría indemnizar al afectado.

Respecto al posible conflicto de interés que se pudiera presentar por la introducción de ganado que ha realizado el director del rastro, Jorge Miguel Martínez Soto, Benavente González aseguró que no ha incurrido en irregularidades ya que no goza de algún beneficio al ingresar sus canales de ganado para sacrificio, pues paga lo establecido y toma su turno.

Por su parte, el edil capitalino, Xavier Nava Palacios, indicó que la administración se está poniendo de acuerdo con los dos introductores afectados para “hacer frente a esto”, así como que no sólo en el rastro de Peñasco se han presentado fallas, si no que en el de B. Anaya igual había.

A+