Astrolabio

 

Ciudad de México (02 de abril de 2016).- Si eres alguien interesado en el mundo del fitness, sabes lo difícil que puede ser mantener un régimen alimenticio estricto, además de una rutina de ejercicios. Es por eso que, cuando no hay suficiente tiempo para una comida adecuada o una sesión completa de entrenamiento, puedes simplemente consumir bocadillos “saludables” sin ver resultados negativos, ¿cierto? Falso. Un estudio publicado en Journal of Marketing Research encontró que los alimentos promocionados con un enfoque de fitness causan que la gente coma más y haga menos ejercicio.

“A menos que un alimento sea prohibido por su dieta, promocionar los productos como ‘para fitness‘ incrementa el consumo de parte de aquellos que quieren perder peso”, escriben los autores Joerg Koenigstorfer y Hans Baumgartner. “Para empeorar las cosas, estas personas también suelen reducir su actividad física, creyendo que los productos ‘fit’ son un sustituto del ejercicio”.

Para el estudio, pidieron a los participantes que comieran un bocadillo estilo “Trail Mix” y lo evaluaran. A algunos participantes les dieron alimentos etiquetados sólo con las palabras “Trail Mix”, mientras que a otros les presentaron bocadillos con la palabra “Fitness” y una imagen de zapatos deportivos en la etiqueta. Les dieron ocho minutos para probar y calificar los bocadillos, posteriormente les dieron la opción de ejercitarse en una bicicleta fija tan intensamente como quisieran.

FITN

Sorprendentemente, los sujetos que reportaron que estaban cuidando su peso fueron más propensos a comer más cuando el producto se promocionaba como “Fitness“, también se ejercitaron menos después de comer –al parecer el consumo de algo conectado con la idea de fitness actuaba como reemplazo del entrenamiento para estas personas.

Yo he hecho esto, tú también. Si comes una ensalada en vez de una hamburguesa sientes como que acabas de correr 10 kilómetros y que le estás haciendo un favor a tu cuerpo. El problema es que los bocadillos de fitness no son ensaladas y no son necesariamente saludables. Podrán ser mejores alimentos que una pizza, pero no son exactamente ideales tampoco. Si combinas eso con los efectos psicológicos, no sorprende que tantas personas tengan problemas para bajar de peso, aún si cuentan con las mejores intenciones.

Fuente: Askmen.

Leave a Reply

A+