San Luis Potosí, México (15 de abril de 2015).- La polémica originada por el Partido Acción Nacional en torno al Programa de Resultados Electorales Preliminares (PREP), al poner en duda la imparcialidad de la empresa PROISI, a favor de la cual falló el Consejo Estatal Electoral y de Participación Ciudadana (CEEPAC) para asignarle el contrato, se ha centrado en la desconfianza de esa compañía por su presunta afinidad con el Partido Revolucionario Institucional. ¿Pero que habrá pasado con el proyecto de la urna electrónica?….de lo que sabe, y mucho, el consejero electoral Rodolfo Aguilar Gallegos.

En octubre de 2012, cuando Aguilar Gallegos fungía como Secretario Ejecutivo del entonces Consejo Estatal Electoral (CEE), el presidente del organismo, Juan Dibildox Martínez, sometió a prueba una urna electrónica en cuatro secciones para que los electores emitieran su voto por su equipo de fútbol favorito. En aquel tiempo se proyectaba que se pudieran utilizar hasta los comicios de 2012; a menos dos meses de la jornada electoral del 2015 no hay nada.

Con la urna electrónica se reduciría los costos de las elecciones, se justificó en su momento. El ahorro significaría un 300 por ciento el gasto en los comicios, pero que antes se debía hacer una prueba piloto y para ello se convocaron a los electores, para definir qué conjunto (entre América, Guadalajara, UNAM y Real San Luis) era el preferido de los votantes.

Aquella ocasión Dibildox Martínez informó que luego de dos años de investigaciones del físico Roberto Bartali, de la Facultad de Física de la Universidad Autónoma de San Luis Potosí, se definió diseño y operación de la urna electrónica. Lo que de seguro no fue gratis.

El entonces consejero electoral, José Luis Moran López, destacaba que la finalidad era disminuir los costos de los procesos electorales, reducir el tiempo para conocer los resultados y, sobre todo, aumentar el grado de confianza de los electores. Lo que, de haberse concretado, habría implicado un importante ahorro de dinero, certeza y mayor participación de votantes.

Incluso sería innecesario el PREP, en cuyo caso el organismo electoral se habría ahorrado este año las tres pruebas piloto que llevara a cabo el próximo mes, con el propósito de abonarle a la confianza en la compañía PROISI. En esas, quizá, las pruebas las podrían aplicar en la elección de las reinas de la primavera y de los reyes feos en jardines de niños.

Sin embargo, después de todo, transcurrido el tiempo la urna electrónica es inexistente y es seguro que los prototipos empleados como prueba en 2012 estén arrumbados en alguna bodega.

Lo más grave: Se siguen gastando elevadas cantidades en los comicios y en los partidos políticos, sin resultados específicos en la mejora de las condiciones de vida de millones de potosinos.

 

FRAGMENTOS

 

San Luis Potosí y Oaxaca, dos entidades del país en las que la Unión Europea, de manera especial, tiene previsto apoyar y fomentar la inclusión social. Anunció el representante de las naciones europeas en México, Andrew Stanley, en el marco la celebración de la Semana de la Amistad entre México y países de la UE, inaugurada ayer en México por el Secretario de Relaciones Exteriores, José Antonio Meade. Lo antagónico de la inclusión es la exclusión. ¿Será entonces que los europeos perciben un grave problema de exclusión entre potosinos?

La extinción de la más mínima posibilidad de la instalación de Toyota en San Luis Potosí se confirmaría hoy, en la residencia oficial de Los Pinos, donde el presidente Enrique Peña Nieto presidirá la presentación pública del proyecto de inversión de mil 200 millones de pesos en la construcción de la armadora de automóviles nipones en México.

 

Leave a Reply