Astrolabio

Así o más ineficientes e indolentes; así o más mediocres

 

El ayuntamiento de la capital recibió ya el expediente que contiene la información, señas particulares y datos generales de los baches más peligrosos de la ciudad: la promesa de lo que queda del gobierno de Mario García es eliminarlos en no más de 72 horas.

 

Desde las redes sociales, San Luis Unido AC había iniciado hace unas semanas un concurso abierto a toda la población capitalina para registrar como concursante aquel bache que, por sus características, fuese todo un monumento a la ineficiencia de las autoridades municipales.

 

De acuerdo con esa organización social, el certamen fue todo un éxito y se logró una participación tan amplia que fue difícil seleccionar a los ganadores, sobre todo, porque el perfil de los baches participantes fue especialmente atractivo.

 

Pinta tu bache ha sido especialmente lapidario para Mario García, el alcalde de la ciudad de los baches, el alcalde derrotado por su propia indolencia.

 

Por alcaldes como Mario García es que la gente está harta de la política y de los políticos y gobernantes. Los tres años de su administración pasarán al olvido tan pronto como el derrumbe de sus aspiraciones políticas. Si no el presidente municipal no es capaz de al menos tapar un bache, mejor sería que se dedicara a repartir Publio periódicos de algunos de sus patrocinadores.

 

El tema de García y su incontestable incapacidad, es apenas una muestra más de todo el daño que un presunto servidor público puede provocar a la sociedad. Como ocurre al término de una gestión de gobierno o de un mandato como representante popular, a la hora de rendir cuentas, nos percatamos de lo pésimo que hicieron su trabajo.

 

Pero cada ciudadano tiene al presidente municipal de su localidad y sabrá bien cuales son los problemas no resueltos y aquellos nuevos que ha generado por su propia incapacidad.

 

Cada ciudadano sabe de su diputado local y de su diputado federal y sabe también del nulo beneficio que dejan a unas semanas de dejar el cargo. Los ciudadanos saben que sus diputados no regresaron a sus municipios y distritos, salvo para hacer campañas políticas o para crear escándalos como el de los virreyes de Ríoverde.

 

Igual ocurre con el gobierno de Fernando Toranzo, del saldo negativo de su mandato cada cual tiene su punto de vista, pero lo cierto es que se va reprobado según se constato en las encuestas previas a las elecciones del pasado mes de junio.

 

Que la gente lo tome a broma y se burle de García Valdés con los baches es algo anecdótico que bien podría hacerse algo similar con cada alcalde de los 57 municipios restantes, con el gobernador, con los 27 diputados locales y los siete federales. Cada uno en su nivel de responsabilidad poco o nada hizo por los potosinos y por la entidad.

 

Toranzo ejerció en el sexenio más de 150 mil millones de pesos como presupuesto y eso muy poco se refleja en la entidad. Dice que se va tranquilo y ¿cómo se quedan los potosinos,, pensará el gobernador que felices por lo que hizo y tristes por su partida?

 

Los diputados han sido denunciados por incurrir en peculado y uso indebido de las funciones públicas por entregar dádivas a sus cuates por 19 millones de pesos y, en vez de preocuparse, se alegran y felicitan a quienes los denunciaron. Vaya cachaza. Vaya cinismo.

 

Mario García no es el único, eso es lo peor. Están él y muchos, muchísimos más. Pobre de San Luis, tan cerca de le mediocridad política y tan lejos de la excelencia de gobierno.

A+