“Aquí todos nos conocemos”, dijo una mujer de un poblado alemán, del que eran originarios un grupo de pasajeros que murieron en el reciente accidente de la línea Germanwings. “Por esa razón nos dolió”, añadió en alusión al deceso de los conocidos.

La declaración viene a la memoria al conocer la inquietud que el empresario Carlos Torres Corzo le planteó a Sonia Mendoza Díaz, candidata del Partido Acción Nacional a la gubernatura, quien sostuvo este viernes un encuentro con integrantes de la delegación local de la Cámara Patronal de la República Mexicana.

¿Cómo hacer para que haya los más eficientes en el gobierno (y) para que el gobierno no se deteriore con el paso del tiempo? Cuestionó el empresario potosino, quien detenta la concesión para la venta exclusiva de coches de la marca Nissan en la zona bajío del país.

La inquietud acerca de qué hacer para que el gobierno no se deteriore con el paso del tiempo, implicaría la certeza de que la administración del doctor Fernando Toranzo Fernández se ha deteriorado, como ha sucedido con otras. Los empresarios se conocen unos a otros y saben quiénes, de manera prodigiosa, se convierten en ricos de la noche a la mañana.

De hace años es un secreto a voces de que detrás del proyecto de estufas ecológicas hay pestilencia. Igual de la compra de alimentos en uno de los programas del sistema estatal para el Desarrollo Integral de la Familia.

Se dice que algunos funcionarios torancistas llegaron con una mano atrás y otra adelante. Al paso del tiempo se van con la sospecha de que le pellizcan millones de pesos cada que pueden.

La respuesta de la panista incluyó a los familiares, pues esta –en su papel de candidata- les dijo a los inversores potosinos: “Tengan la certeza de que no habrá ni hermanos ni maridos incomodos”.

Por el primero de cuatro panfletos Sonia Mendoza reveló que tiene ocho hermanos, que su marido se llama Genaro y que tiene dos hijas: Karla e Itzel.

Se sabe que Fernando Toranzo y María Luisa procrearon dos hijos. Al mayor le impusieron el nombre de Luis Fernando y este es, igual que el papá, médico de profesión. Al segundo David, identificado como propietario de “Aldaris del Altiplano S.A, de C.V”, compañía que cuyo domicilio es la vivienda familiar de los Toranzo Ramos: Chapultepec 476 interior 136, en colinas de parque.

En un sector social de los potosinos se sabe y se condena que el futuro de los descendientes del gobernador y cónyuge, incluidos los nietos, está en Barcelona.

En ese contexto resulta indispensable que los candidatos a la gubernatura hagan del conocimiento público sus respectivas declaraciones patrimoniales y porque no, las de sus familiares, para con ello garantizar que con el paso del tiempo estos no se conviertan en nuevos ricos en San Luis Potosí. Pues de por sí, son pocos, aquellos cercanos que saben la identidad de sus consanguíneos.

Leave a Reply