Astrolabio

 

Más claro imposible: la delincuencia ha rebasado a las autoridades de los tres niveles de gobierno. Lo dijo el arzobispo Jesús Carlos Cabrero Romero y su voz tiene mucho peso y ascendencia social.

Lo dijo de manera tenue, sin estruendo, solo lo que es: con “medidas no acertadas” el gobierno enfrenta a una delincuencia rampante que mata, roba, asalta y extorsiona en absoluta impunidad.

Con voz serena, el arzobispo definió con claridad lo que ocurre: se cometen tantos delitos que las autoridades y sus fuerzas policíacas resultan ser insuficientes. “La realidad es que las autoridades están rebasadas” completó el prelado.

 

El gabinete de seguridad y el propio gobernador Juan Manuel Carreras López no deberían estar muy contentos con las declaraciones del arzobispo, pues los deja en evidencia en toda su incapacidad.

Los asaltos violentos perpetrados en la ciudad y en varios municipios encienden ya la alarma social pues en estos días cualquiera puede ser víctima en la calle, negocio o vivienda.

No es justo que el gobierno de Juan Manuel Carreras López no vea ni escuche a nadie en los reclamos por la mejora de la seguridad. Las declaraciones del arzobispo Cabrero seguramente las comparten muchos potosinos que no ven en las autoridades un referente de seguridad para su patrimonio.

 

Mientras que el miedo se apodera de los ciudadanos, el gobierno no tarda en salir con la cómoda e irresponsable postura de “son hechos excepcionales”, o bien, “estamos trabajando” o incluso,  “somos una de las entidades más seguras del país”.

Muy poco ha dado de que hablar la actual administración de Carreras a seis meses de su inicio, de lo poco que se puede hablar con certeza, es del evidente fracaso del gabinete de seguridad y jefes que lo integran.

Leave a Reply

A+