Astrolabio

 

Ricardo Gallardo Juárez repite la misma historia de Ricardo Gallardo Cardona, aunque a decir verdad, se trata de la misma historia que huele a corrupción. Triangular recursos públicos hasta que éstos de desvanecen y se van a algún lado, no es sencillo, pero para algunos, sí.

 

Sandra Sánchez Ruiz, que todo hace indicar es un fantasma, recibió 34 millones 706 mil 540 pesos con 87 centavos en un período que va del 9 de diciembre de 2015 al 29 de febrero de 2016. El concepto, “compra de medicamentos para personal de confianza”.

Debería haber una pandemia municipal y un ejército de miles para justificar ese gasto, pero es claro que no hay explicación.

 

Algo muy torcido debe haber en torno a Sandra Sánchez Ruiz y el ayuntamiento que encabeza Ricardo Gallardo Juárez.

Como se recordará, aunque muchos se empeñan en no recordarlo, cuando Ricardo Gallardo Cardona fue detenido por la Procuraduría General de la República, se reportó con amplitud que se le acusaba de operaciones con recursos vinculados con la delincuencia organizada.

La Secretaría de Hacienda y Crédito Público y el Ministerio Público Federal lo acusaron al final de algo que no era y salió libre, pero el juez de la causa en la sentencia, dejo en claro que se habían desviado de su objeto real, 209 millones de pesos del ayuntamiento de Soledad.

En aquella ocasión, la palabra triangular recursos públicos, fue la base de la sospecha hacendaria y luego de la ministerial.

 

Por eso, decimos que es muy probable que se este ya incubando, un caso similar al de Soledad estaba involucrada al Clínica Wong. Ahora, la otra parte involucrada es la fantasmal Sandra Sánchez Ruiz.

Es una locura, no resulta lógico que se hayan comprado medicamentos para personal de confianza por 34 millones de pesos en poco más de dos meses. No es creíble porque se trata de un imposible, de algo irracional.

 

Es obligación que de inmediato, el presidente municipal salga y aclare el caso, que diga quién es Sandra Sánchez Ruiz, que explique porque no está en la lista de proveedores y si recibe cheques cuantiosos. Qué explique la epidemia que al parecer asola a los funcionarios como para que se hayan comprado tantos millones en medicamentos.

Tiene muchas cosas más que explicar, que aclarar, que hacer transparentes. Se trata de recursos públicos de un municipio presuntamente quebrado y sin recursos, mismos que ya vemos, si hay en suficiencia para asuntos que no tienen nada que ver con los capitalinos ni con la ciudad.

Lo dicho, esto hiede a corrupción.

Leave a Reply

A+