Astrolabio

 

En política así como en la vida quizás no exista nada peor de la deslealtad y todo hace indicar que José Luis Ugalde Montes le fue desleal a Juan Manuel Carreras López desde que éste era candidato a gobernador. El audio en el que se escucha al entonces coordinador de Finanzas de la campaña de Carreras coloca a Ugalde en la incómoda situación de quien se mofa del jefe y cuenta chistes a sus costillas cuando lo tiene a sus espaldas.

Lo trascendente de este escándalo en el gabinete del gobernador Carreras no es si se trata de una filtración, de un audio editado y alterado, de si hay espionaje o si hay una batalla campal de fuego amigo. Lo realmente trascendente es lo que Ugalde opina, juzga y dice de Carreras.

Eso es dramático y es lo que el secretario de Finanzas ha intentado esconder tras la cortina de humo tendida desde el momento en que presenta denuncia contra quien resulte responsable por la intervención de sus conversaciones telefónicas.

Es notable: Ugalde no aclaró que lo que se escucha en el audio sea falso, sino que se trata de una filtración, de un caso de espionaje y resultado de la maquiavélica acción de alguien que al quererlo perjudicar, editó y alteró dicho audio en el que se escucha con diáfana claridad su voz.

Cualquiera que ha escuchado a hablar en corto, en público o en privado a Ugalde o bien ya sea cara a cara o por teléfono, reconoce de inmediato que el de la voz es él. Es decir, no es una voz truqueada sino que es él en sus propias palabras.

Y lo que dice no es para nada agradable para el gobernador así como para todos aquellos que votaron por el doctor Carreras, es decir, la gente no votó por un “pendejo”, “ingenuo” y “soberbio” sino por alguien que podría hacer algo por hacer de San Luis un mejor sitio para vivir.

 

Ese audio que les presenta Astrolabio, contiene una conversación de tan mal gusto que nadie se imaginaría lo bajo que pueden caer los políticos. Referirse manera tan de bajo nivel de un compañero de partido, del líder de un proyecto político, de alguien que se conoce de buena parte de la vida, hace que nos preguntemos si los políticos saben algo de ética y moral. Por lo pronto, de respeto y compañerismo, todo hace indicar que Ugalde no sabe nada.

Por eso se encuentra explicable que al empezar a difundirse ese audio por redes sociales, el secretario de inmediato se colocó en el papel de víctima y acudió a presentar denuncia ante la Procuraduría General de Justicia. Sin embargo, el secretario no aclaró nada, solo presentó la denuncia.

 

Lo más conveniente es que Ugalde explique lo que sucede en su entorno. Parece saber más de lo que ha dicho para defenderse.

 

En aras de la transparencia y del derecho ciudadano a saber, lo prudente es que el secretario explique a detalle las cosas, no con la ambigüedad utilizada hasta el momento sino con la verdad.

Los epítetos al gobernador aunque hayan sido expresados cuando aún no lo era, dejan mucho que desear y una disculpa pública es lo de menos.

Puede ser que este affaire sea parte de un conflicto mayor al interior del gobierno estatal o puede ser que aunque Ugalde intente ser gracioso, para algunos no lo sea ni lo haya sido nunca, pero no está de más empezar a pensar en quién será el próximo secretario de Finanzas.

 

A menos que lo que dice el audio sea cierto y que Carreras reúna tan deplorable categoría y deje las cosas en el olvido. Total, ni que él fuera tan importante.

Leave a Reply

A+