Astrolabio

 

El grupo de regidores del Partido Acción Nacional en el cabildo de la capital se pronunciaron a favor de que Sandra Sánchez Ruiz comparezca ante ese órgano edilicio para que explique, si es que eso es posible, cómo es que le han pagado más de cincuenta cheques que suman más de 34 millones de pesos en apenas unos cuantos meses.

 

Al menos esa es la intención que tienen los regidores del blanquiazul, el problema es que no deben pensar lo mismo los de la mayoría del PRD así como el presidente municipal, Ricardo Gallardo. Si en realidad quieren aclarar las cosas, publiquen las cargas de medicamentos y sus costos.

 

A través del oficial mayor del municipio, la administración capitalina intentó atenuar el golpe de sospecha que pesa sobre el gobierno con motivo de la millonaria compra de medicamentos para personal de confianza.

 

Cada vez se enreda más el ayuntamiento en el galimatías: no se licitó la compra de medicamentos y se contrató de manera directa a Sandra Sánchez porque aceptó fiarle al gobierno. Explicación fallida e ingenua con la peregrina intención de defender una millonaria compra que supera el gasto de la Secretaría de Salud en la adquisición de medicamentos.

Ya está ya volviendo costumbre, también en este caso todo es culpa de Mario García. Es decir, el bote de la basura donde esconder corruptelas está en la anterior administración, a ellos hay que aventarles todo.

Que si se cae la página electrónica del municipio es porque el proyecto de ciudad digital de Mario García falló, si las calles continúan llenas de hoyos, es porque así las dejó el gobierno anterior y nosotros apenas las estamos recuperando.

 

Para cada problema, la única justificación es que Mario García tiene la culpa.

 

Esa narrativa de la queja se convirtió en política pública en la administración del propio García quien también, de todo responsabilizaba a su antecesora, en este caso, Victoria Labastida. Lo mismo hizo durante seis años Fernando Toranzo puesto que, si hacía frío o si hacía calor, responsabilizaba a Marcelo de los Santos.

 

La misma táctica lleva Ricardo Gallardo: si hay crítica en la prensa, es porque se trata de golpeadores insanos, si algún dirigente partidista dice algo, es que es un enemigo de la ciudad y nada más anda molestando y no deja trabajar. Para todo lo que hacen mal siempre hay una respuesta con el debido deslinde de responsabilidades.

 

Gastan tanto o más que la anterior administración y de todos modos se quejan, despiden y contratan el doble de personal y de todos modos se quejan. Se quejan de todo y a eso le llaman trabajar.

Leave a Reply

A+