Astrolabio

Por Antonio González Vázquez

En serio, en el gobierno de Enrique Peña y para el como, también en el de Juan Manuel Carreras no entienden que no entienden. No solo eso, no saben sumar y si se les pregunta cuántos son dos más dos dirán que menos cuatro.

Ayer, el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong vino a San Luis a hacer el ridículo. Mientras el presunto presidenciable encabezaba un par de eventos oficiales, los criminales ejecutaban a dos personas.

Hizo el ridículo porque vino a intentar tapar el sol con un dedo, ha de creer que por ser el poderoso secretario de Gobernación, lo que él diga debe ser cierto y ha de ser entendido y aceptado por todos.

Dijo Osorio que “los índices de inseguridad en el estado los hemos podido mantener en un promedio bajo”.

Los muertos son lo que importa señor Secretario.

En el 2015 hubo 410 homicidios, es decir, 410 en doce meses y ahora, en medio año ya sumaban 356. En junio, de acuerdo con la última estadística oficial, hubo 68 homicidios, la cifra más alta en todo el año.

De mantenerse ese promedio, al día de la visita del secretario Chong sumarían al menos 450 y en solo ocho meses.

Pero lo peor de todo, es que el secretario ha de creer que los potosinos se tragarán el ardid publicitario de la detención de un tal Santander, sujeto detenido en la frontera norte cuando pretendía cruzar a Estados Unidos y que ahora resulta que es el culpable de toda la matazón en el estado.

Es tal el despropósito del gobierno de Juan Manuel Carreras y del secretario que quiere ser candidato a la presidencia de la república por el PRI, que coloca al tal Santander como el criminal más peligroso y letal de la historia. Algo así que ante el Santander, el Chapo o el Mayo son inocentes colegiales.

O sea, todo es culpa del Santander.

Lo cierto es que en la visita del secretario la cuota de sangre no paró y hubo dos ejecutados.  Éstas son las breves historias que el gobierno pretende simplificar:

Durante los primeros minutos del 15 de agosto, en la colonia Los Tamarindos del municipio de Tamazunchale, dos sujetos que viajaban a bordo de un vehículo hicieron alto en la esquina de la calle Mártires de Cananea y se emparejaron con una motocicleta en la que iban un hombre y una mujer. Los presuntos delincuentes al identificar a Ulises de Jesús de 25 años de edad, le dispararon y lo mataron; su compañera resultó herida de un brazo.

En un camino de la comunidad de Los Gómez en la zona de Soledad y Graciano Sánchez fue localizado el cuerpo de un hombre ejecutado. Pasado apenas el mediodía del 15 de agosto, unos campesinos que se dirigían a una parcela para continuar con sus labores del día, se encontraron junto a unos mezquites el cadáver. La policía reportó que la víctima fue abatida con disparos de fusil AR15 y que junto a éste había una cartulina con el mensaje de un grupo del crimen organizado.

 

A+