Astrolabio

Por Antonio González Vázquez

Según el presidente de la Junta de Coordinación Política del Congreso del Estado, Jorge Luis Díaz Salinas de no ser por la fuga de Ford y por los problemas de inseguridad, el gobernador Juan Manuel Carreras López tendría un diez de calificación en su segundo año de administración.

El benevolente y barco diputado le concedió un 8 a Carreras.

Astrolabio añade 15 razones más por las que el gobernador está lejos del diez. Pueden ser muchas más, pero no conviene crear una atmósfera de pesimismo y de mayor desencanto.

De no haber sido por los 480 homicidios cometidos de enero a agosto, tendría un diez.

De no haber sido  por los 20 secuestros perpetrados en ocho meses, se merecería un diez.

De no haber sido por las 314 mujeres violadas sexualmente, ya le habríamos dado un diez.

De no haber sido por los mil 048 automóviles que se han robado en ocho meses, se le habría premiado con un diez.

De no haber sido por los 24 mil 405 delitos cometidos por la delincuencia en ocho meses, el Güero ya tendría su diez bien ganado.

De no ser por los mil nueve asesinatos cometidos hasta el mes 23 de gobierno, con fiesta y ceremonia, ya se habría ganado un diez.

De no ser porque luego de tres meses la Ecuación de Corrupción está atorada en la Procuraduría de Justicia, ya tendría su diez bien amarrado.

De no ser por la mediocridad de su gabinete, en su segundo año de gobierno, tendría un diez.

De no ser por su plan emergente de austeridad para ahorrar el 0.1 por ciento del gasto, ya tendría su diez.

De no ser porque 1 millón 267 mil 700 potosinos se encuentran en situación de pobreza, ya tendría su diez.

De no ser porque 213 mil 800 potosinos viven en la pobreza extrema, de seguro que tendría un diez.

De no ser porque 559 mil 990 potosinos  presentan carencia por acceso a la alimentación y que por ello no saben si hoy van a comer, tendría un diez de calificación.

De no ser porque la población con ingreso inferior a la línea de bienestar es de 1 millón 489 mil 400, le habríamos dado un diez.

De no ser porque la informalidad laboral llegó al 55.2 por ciento, se habría sacado un diez.

De no ser porque al primer semestre del año 30 mil 892 potosinos no tenían empleo, ya tendría un diez.

Por cierto, el diputado que estaba a punto y deseoso de darle un diez de calificación al gobernador, en la evaluación que le hizo Congreso Calificado, Jorge Luis Díaz Salinas sacó un vergonzoso cero de calificación.

A+