Astrolabio

Por Antonio González Vázquez

Un cierto atisbo de lucidez iluminó extrañamente  a los diputados integrantes de la Junta de Coordinación Política: decidieron quitar a Mariano Niño Martínez de la presidencia de la Comisión Jurisdiccional que llevará a cabo el proceso de desafuero de Enrique Flores.

En sesión privada del pasado jueves, se había acordado la integración de las Comisiones que atenderán el caso del diputado Flores, así como del probable desafuero de los magistrados electorales, Oskar Kalixto y Rigoberto Garza de Lira.

Por esa decisión tan inexplicable como absurda, a los diputados les llovieron, por enésima vez, críticas más que justificadas pues de todos es sabido que el diputado Mariano Niño es muy amigo del diputado Flores.

En la Gaceta Parlamentaria de la sesión del próximo jueves, el último de los asuntos es el relacionado con la sustitución de Mariano Niño que pasará a ser solo Vocal y su lugar será ocupado por la priísta Esther Angélica Martínez Cárdenas.

La propuesta de la Junta de Coordinación Política fue entregada a la Mesa Directiva el 18 de septiembre, aunque el acuerdo data del 14 de septiembre. Se trata del oficio número JCP/1563/2017 y tiene las firmas del presidente y secretario de esa Junta, Jorge Luis Ramírez y Fernando Chávez.

La medida es certera en tanto que un integrante del Círculo Azul como Mariano Niño no le va a echar paletadas de tierra a otro camarada de ese Círculo, pero con independencia de eso, son amigos.

Pese al cambio, las dudas sobre la actuación de los diputados se mantienen intactas, pues Mariano Niño en realidad debió dejar la Comisión toda vez que como Vocal sigue representando un voto. También debieron dejar fuera a Sergio Desfassiux que en la legislatura ha sido compañero de escándalos de Enrique Flores.

Los dos van a votar contra el desafuero por sus lazos amistosos, por eso, no debieron estar en la Comisión.

 

A+