Astrolabio

 

La Universidad Autónoma de San Luis Potosí pierde influencia porque quizá ha perdido credibilidad. Aun como presunta responsable de la muerte de un niño de doce años de edad, la universidad enfrenta el hecho real de que ya no todos los poderes públicos se inclinan ante el rector en turno.

Al final de la legislatura anterior, se recuerda, se derrumbó lastimosamente la entrega de la presea al mérito Plan de San Luis, al rector Manuel Fermín Villar Rubio. Se creía que era cuestión de protocolo pues que incluso ya hasta se habían hecho circular las invitaciones a la sesión solemne en la que el rector sería inmortalizado.

 

El circo se cayó luego de que al votar, la mayoría de diputados le dijo NO al rector.

 

Pero también estaba la propuesta para inscribir en el Muro de Honor del Congreso del Estado la leyenda de Benemérita Universidad Autónoma de San Luis Potosí, lo cual si fue aprobado.

Para esas cosas más bien de lucimiento inexplicable puesto que sale sobrando honrar a una institución por hacer lo que está obligada a hacer, la legislatura ya no tenía tiempo por lo que el asunto quedó como uno más de los pendientes para la nueva legislatura.

 

Siete meses después de instalada la LXI legislatura el tema de la inscripción de la UASLP en el muro del salón de plenos sigue pendiente y todo hace indicar que así seguirá por un tiempo.

 

En la sesión del jueves pasado, el diputado del PRI, Oscar Bautista presentó un punto de acuerdo mediante el cual se emplazaría a la Junta de Coordinación Política para que se haga lo necesario y se coloque el nombre de la UASLP en el muro.

Parecía que eso cuestión de trámite y que los nuevos diputados se pondrían de alfombra para quedar bien con el rector Villar Rubio, pero no fue así.

Once diputados votaron a favor y otros tantos en contra del punto de acuerdo, por lo que no fue posible que el pleno se pronunciase para que la Junta de Coordinación Política fije fecha para la ceremonia solmene.

El caso se coloca en el limbo toda vez que la Ley Orgánica del Legislativo no prevé lo que debe hacerse en caso de empate en una votación. Pero al final, eso es lo de menos, lo trascendente es que el 50 por ciento de los diputados presentes en la sesión le dijeron no a la universidad.

Todo era muy simple: se vota a favor del punto de acuerdo y se pide a la Junta que fije fecha, lo más pronto posible, para cumplir con el decreto de septiembre pasado. Si no ocurrió lo que parece tan simple, es porque la universidad algo está haciendo mal y no tiene entre sus admiradores, a los diputados.

Puede ser que nada tenga que ver el caso de Diego, el niño de de doce años que murió en el Camping de Verano 2015 de la UASLP, pero algo ha de influir el hecho de que dígase lo que se diga, hasta que no demuestre su inocencia, la universidad es presunta culpable de esa muerte.

Leave a Reply

A+