Astrolabio

 

Cada día que pasa, el gobierno de Juan Manuel Carreras va tomando forma de una caricatura. Ni como tomar en serio a nadie en la administración, si no, ahí está el risible caso del kit de espionaje que anda perdido y de cuya existencia ni el gobernador ni el secretario general tienen peregrina idea de qué es eso y dónde pudiera estar.

 

Caricaturesco: el gobernador Carreras dijo no saber del tema, pero de eso va a informar la secretaría general desde donde Alejandro Leal ha dejado pasmados a todos: “la verdad no tengo idea de dónde están esos equipos”.

 

El caricaturesco Leal hizo entonces el ridículo al informar que la Procuraduría General de Justicia denunció ante sí misma, la misteriosa desaparición del equipo de intercepción de comunicaciones telefónicas que se adquirió en el gobierno de Fernando Toranzo Fernández por la módica cantidad de 22 millones 197 mil 449 pesos con 89 centavos.

 

Es para morirse de risa pero vea si no: la Procuraduría compró el equipo, lo tenía bajo su resguardo y ahora, la misma Procuraduría anda buscando dónde lo dejaron.

 

Tan sencillo, que presenten ante el Ministerio Público al ex procurador Miguel Ángel García Covarrubias y le pregunten qué hizo con ese equipo.

 

“Tengo entendido que se presentó una denuncia o algo para que la Procuraduría tomara cartas en el asunto e investigara, no se si al día (de hoy) haya un dictamen, pero no se sabe dónde están”, dijo Alejandro Leal Tovías que a estas alturas ya se ha habrá dado cuenta que era más confortable venderle gacetillas al por mayor al gobierno.

Pero la muestra de desconocimiento del secretario Leal palidece ante lo que parece ser ignorancia del ejecutivo. Cuando le preguntaron de ese equipo, Carreras respondió que “no sé exactamente ni cómo se llamen”.

 

Vale la pena citarlo de nuevo, no se perdió un alfiler como para que se haga imposible encontrarlo.

 

Esto es lo que se perdió:

Un equipo de intercepción de llamadas de telefonía fija, conformado por un sistema central para el seguimiento de redes en plataforma GSM, con un costo de 12 millones 282 mil 285.25 pesos.

Para la vigilancia de teléfonos celulares hay un kit que consta de seis antenas de alta ganancia y un sistema activo DT-AP6/001 con plataforma 3G, capaz de interceptar en tiempo real comunicaciones GSM, EDGE, 3G y protocolos AS/0/1/2 para SMS y AS/0/1/2 para voz; obtiene identificaciones IMSI, IMEI, TMSI y MSISDN de los equipos; manipula el teléfono objetivo, abre el micrófono, manipula mensajes SMS, clona el número para usarlo al enviar SMS a otro objetivo y realiza llamadas.

 

Esta tecnología en posesión de la Procuraduría General de Justicia además detecta objetivos preestablecidos, graba todo tráfico de llamadas y SMS o SG10, las interrumpe o bloquea en forma selectiva, identifica números telefónicos salientes o entrantes, simula redes GSM 850, 1900, 900, 1800 y 3G y clona redes reales, intercepta tonos DIMF y niega acceso a la red telefónica.

 

Total que si no encuentran ese equipo, eso supondría que en la Procuraduría al término del toranzato, se hizo efectivo el “año de Hidalgo”. Por lo pronto, la imagen del gobernador Carreras sigue esperando que le hagan justicia tras el ninguneo ofensivo de que fue víctima de un secretario de Finanzas, José Luis Ugalde que jura que “respeta mucho al señor gobernador”.

 

De plano, este gobierno es una comedia.

Leave a Reply

A+