CAJA NEGRA: ¿Y usted tampoco confía en el gobernador?

 

Por: Antonio González Vázquez.

 

Los datos ofrecidos ayer por Gabinete de Comunicación Estratégica y Consulta Mitofsky sobre el gobernador Juan Manuel Carreras López son más que desalentadores y reflejan la desconfianza ciudadana en la figura del mandatario. 5.9 de cada 10 potosinos están de acuerdo con el gobernador es uno de los datos y, el otro, es que 7 de cada 10 no confían en él.

 

Que 5.9 de cada diez muestre su acuerdo con la actuación del gobernador es equivalente a una calificación reprobatoria y alcanza un grado de gravedad, en tanto que tratándose del primer año de gobierno, se daría por hecho que se mantenía el bono electoral que le dio un apretado triunfo en 2015.

Se ve que no es así, ese bono de confianza se diluyó rápidamente por el hecho incontestable de que el gobierno a once de gestión no acaba por arrancar con la potencia necesaria.

Pero es más grave el dato que se desprende del estudio de Gabinete de Comunicación Estratégica, orientado a conocer el nivel de confianza en el ciudadano gobernador, en cuyo caso, 7 de cada 10 no confían en su gobernador.

 

A menos de un mes del primer informe de gobierno, la contundencia de esos datos lleva a la reflexión en el sentido de ¿qué podrá informar que le permita recuperar la confianza ciudadana perdida?

A decir verdad, no tiene prácticamente nada qué informar que sea de cierta relevancia y que merezca el reconocimiento generalizado.

No pocos han evaluado que la de Fernando Toranzo ha sido la peor administración en décadas en San Luis Potosí, pero Juan Manuel Carreras apenas lo superó en 9 décimas en la evaluación de Mitofosky. Toranzo se fue reprobado con 5 y Carreras en su primer año de gobierno apenas llegó al 5.9.

 

Se desconfía del gobernador porque sencillamente no ha logrado ganarse ni la confianza ni la aprobación de la gente. Que haya gobernadores con menor calificación es lo de menos, lo que importa es que ni al 6 llegó.

 

No hay cómo revertir esa situación: la desigualdad social no cede, la inseguridad pública es creciente, la pobreza continúa imperturbable, la opacidad es ya casi oscuridad, la procuración de justicia anda a gatas, la impunidad es el signo del sexenio y la medianía en el gobierno es ya carta de presentación.

 

Se parece tanto al sexenio de Toranzo que, honestamente, da escalofríos.

Redes Sociales

Noticias por WhatsApp

Recibe nuestras notas directo en tu WhatsApp

Notas Relacionadas

Más Vistas

Skip to content