Angélica Campillo

A dos días de haber estado en contacto con el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, el gobernador Juan Manuel Carreras López retomó sus actividades presenciales, ya que resultó negativo a la prueba de COVID-19 y no presenta ningún síntoma.

Este martes el gobernador del estado acudió al Centro de Convenciones a la reunión de la mesa de Paz y Seguridad y al ser cuestionado respecto a su regreso a las actividades presenciales, comentó que está siguiendo los protocolos al haber tenido contacto con un paciente confirmado a COVID-19, en este caso con el presidente de la República, y si bien Carreras López resultó negativo a la prueba que se le practicó el día de ayer, continuará siendo monitoreado por si llegara a presentar alguna sintomatología.

Manifestó que sus actividades se llevarán a cabo en espacios donde no haya tanta cercanía con las personas y adelantó que el próximo fin de semana se realizará otra prueba de COVID-19 para descartar que no sea portador del virus, “fundamentalmente estamos bien, trabajando y atentos”.

Cabe destacar que durante la rueda de prensa matutina, el titular de los Servicios de Salud del Gobierno del Estado, Miguel Ángel Lutzow Steiner comentó que, de acuerdo al conocimiento que se tiene de la enfermedad, el periodo de incubación del virus mínimo reportado es de dos días, por lo que en ese sentido, no se puede descartar todavía que el mandatario estatal pudiera presentar sintomatología de COVID-19 durante los próximos días, al haber estado conviviendo a menos de dos metros con el presidente de México sin que ambos portaran cubrebocas.

Satisfactorio, su periodo al frente de la Conago

Además, el mandatario calificó como satisfactorio su periodo al frente de la Conferencia Nacional de Gobernadores (Conago), mismo que concluye el día de hoy, ya que afirmó que se pudo “ordenar muy bien el tema sanitario” y se pusieron en perspectiva los temas económicos. Agregó que su etapa al frente de esta plataforma se dio en medio de dos crisis: la crisis sanitaria y económica “y eso hace que se tengan que generar posturas y muchas presiones de carácter social y altera a veces las relaciones entre las instituciones o entre los niveles de gobierno”.