droga

México, (11 de abril).- El Cártel de Jalisco Nueva Generación (CJNG) ya despertó la alerta en Estados Unidos. Por primera vez, el gobierno de Barack Obama los reconoce como un imperio criminal en crecimiento que ya sobrepasó a Los Zetas y Caballeros Templarios. La operación de este cártel se da en por lo menos ocho estados, con una ventaja territorial que pocas organizaciones tienen: presencia de costa a costa, del Océano Pacífico al Golfo de México. Además, tiene operaciones identificadas en Jalisco, Colima, Nayarit, estado de México, San Luis Potosí y Veracruz.

Estas entidades todavía hace algunos años se ubicaban bajo la zona de influencia de grupos rivales al Cártel de Jalisco; con estas ampliaciones, el CJNG está en posibilidades de incrementar su tráfico de drogas, riqueza e influencia.

Hoy en día, sólo el Cártel de Sinaloa tiene presencia en un número superior de estados del país, aunque sin presencia en el Golfo de México. De acuerdo con el Departamento del Tesoro, el Cártel de Jalisco comenzó su crecimiento desde hace cinco años, cuando apareció como uno de los remanentes del Cártel del Milenio. Hoy en día, va más allá de las fronteras de nuestro país.

Además, aunque este departamento no ha hecho referencia a otra actividad, en México se tiene identificada la participación del Cartel de Jalisco en actividades extras, como el robo de hidrocarburos, y no se descarta que también participe en el robo de minerales que normalmente son muy codiciados en el extranjero.

El gobierno de Barack Obama confirmó como máximo líder del CJNG a Nemesio Oseguera Cervantes, alias “El Mencho”, incluyéndolo en la lista de entidades especialmente designadas con las que está prohibido cualquier vínculo comercial o financiero.

Oseguera ha estado involucrado desde los 90 en tráfico de drogas e incluso, fue procesado en una Corte del Distrito Norte de California por comercialización de heroína. En 1994 fue condenado a 3 años de prisión.

Tras cumplir con su condena, regresó a México para reincorporarse a sus actividades delictivas con el extinto Cártel del Milenio, donde estuvo hasta convertirse en líder del CJNG.

En marzo del año pasado, una Corte Federal del Distrito de Columbia volvió a proceder legalmente en su contra, luego de que un Gran Jurado lo acusó de ser líder de una empresa criminal dedicada al trasiego de narcóticos, entre otros delitos.

Oriundo de Michoacán, el hombre de 49 años es un prófugo de la justicia en Estados Unidos y México, donde cuenta con una orden de aprehensión con una recompensa de dos millones de pesos, cifra que puede incrementarse en las próximas semanas.

 

Fuente: Animal Político.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here