Antonio González Vázquez

Más valdría que Morena y Mónica Liliana Rangel Martínez, no echen las campanas al vuelo: su candidatura a la gubernatura no está firme.

A media semana de la anterior, el periódico Reforma publicó extractos del proyecto de resolución de la Comisión de Fiscalización del INE en el que se advertía de una sanción a Rangel y que podría ser la cancelación de su candidatura.

Morena a través de su dirigente nacional, Mario Delgado Carrillo, reaccionó de inmediato y advirtió que el INE se alistaba a asestar un golpe similar a los ya sufridos en Guerrero y Michoacán.

El viernes 7 de mayo, la Comisión de Fiscalización sesionó y, según el consejero Ciro Murayama, sólo habría una sanción económica.

Ese mismo día, por la tarde noche, el presidente del Consejo General del INE, Lorenzo Córdova Vianello, habló del tema y advirtió que el caso de San Luis Potosí no estaba resuelto.

En entrevista con Álvaro Delgado y Alejandro Páez, conductores del noticiero Los Periodistas del portal de noticias, sinembargo.mx, Córdova aclaró que la postura de Ciro Murayama es solo eso: la decisión la tomará el Consejo General.

¿Por qué no le quitaron la candidatura a Mónica Rangel, candidata de Morena en San Luis Potosí, si incurrió en las mismas irregularidades que Félix Salgado Macedonio y Raúl Morón, se arrugaron?, preguntó Álvaro Delgado.

El consejero presidente del INE, respondió: eso todavía no se sabe, eso todavía no se sabe porque el que va a decidir es el Consejo Generalhay que esperar a ver lo que dice el Consejo General.

Ciro Murayama ya dijo que eso fue una volada, fue una filtración, no tiene fundamento y solo se hicieron víctimas, ¿qué manera de actuar, de frasear de manera facciosa de Ciro Murayama, él ya dijo que no, acotó el periodista.

En tono molesto, Córdova Vianello, respondió: porqué mejor no nos esperamos, porqué no dejamos ese juego perverso de estar especulando, hoy no hay decisión al respecto; la autoridad electoral el miércoles próximo va a valorar todas las condiciones; si son iguales a las que ya conocimos, pues se va a resolver igual, si no son iguales, pues no.

Es más, agregó, porqué sancionamos (en Guerrero) a Luis Walton con una multa económica y no a los otros candidatos en ese estado, pues porque eran condiciones distintas; eso es lo que se va a valorar, agregó.

Debemos esperar a que la autoridad resuelva antes de especular, seamos serios, sugirió.

Entonces, Álvaro Delgado le devolvió, quien debe ser serio es Ciro Murayama, quien ya dio como un hecho que se sostendrá la candidatura y que solo habrá multa, a lo que Córdova, reiteró la necesidad de esperar al miércoles y entonces, (luego) de que se tome la decisión ya les explicaremos que pasó.

Ese mismo día, equivocadamente, Mónica Rangel y Mario Delgado prácticamente cerraron el caso con algunas declaraciones que exhumaban optimismo. En los hechos, se mantiene la incertidumbre.

Las palabras de Lorenzo Córdova han sido suficientemente claras: el Consejo General del INE tienen la última palabra.

Luego entonces, es probable que al discutirse el dictamen, se llegue a una conclusión distinta a la versión que se conoce hoy y a la que se da como un hecho. Los protagonistas son los diez consejeros y el consejero presidente.

La historia está por escribirse.

Con independencia de qué propósitos movieron los hilos de la presunta filtración de la información que, de inicio, apuntaba a la cancelación de la candidatura, el enredo trajo consigo una consecuencia innegable: colocar a Mónica Rangel en la punta de la agenda informativa local y nacional.

Fue como un aliento de aire fresco para una candidata que diversas encuestas colocan en un lejano tercer lugar en la preferencia electoral. La novela de corte dramático de Mónica, la expuso como víctima de instituciones u adversarios con intenciones perversas y le permitió mejorar su papel de víctima.

Todos y todas hablaban de ella: el presidente Andrés Manuel López Obrador, abordó el caso y apareció en las portadas de todos los medios nacionales, estaba en los titulares de los noticieros. La candidata está en boca de todos. Eso en campaña, es invaluable aunque se trate de un caso de alto riesgo.

En la hipótesis de que desde el PRIANRD se haya impulsado la filtración, el golpe resultó contrario a sus intereses ya que le dio un impulso vigoroso a la candidatura que observa una especie de relanzamiento.

Como dijo la candidata, Mónica va.

Pero va por la delgada línea de un acto ilegal que, según definan los consejeros, podría ser fatal.

De surgir una resolución favorable y la sanción se sostenga en lo económico, Rangel Martínez estará en posibilidad de ganar el 6 de junio.

Ya no estaba en plena competencia, iba a cuesta arriba, pero eso dio un vuelco que nadie esperaba.

Como dice Lorenzo Córdova: esperemos al miércoles, entonces se sabrá si hay o no, candidata.