a09n1dep-1

Buenos Aires, Argentina (16 de mayo de 2015).- La Conmebol abrió un expediente disciplinario contra Boca Juniors y dio de plazo al club hasta este sábado para presentar su descarga por los incidentes de violencia contra River Plate en La Bombonera, estadio que fue clausurado como escena de un delito, mientras las autoridades investigan las agresiones que dieron la vuelta al mundo y dejaron conmocionado al país.

El organismo rector del fútbol sudamericano dijo lamentar los sucesos que desembocaron en la suspensión del citado encuentro. “Es una situación que nadie esperaba, no recuerdo que haya pasado algo así en mucho tiempo”, expresó el vicepresidente de la Conmebol, Wilmar Valdez, quien agregó: “Creo que presentados los descargos, la comisión disciplinaria actuará rápidamente”.

Este ha sido uno de los mayores escándalos en un duelo Boca-River, que cobró mayor relieve al ser de carácter internacional, porque los incidentes fueron transmitidos en directo a millones de televidentes. La crudeza de las imágenes de los jugadores secuestrados en medio de la cancha, mientras eran insultados por hinchas que arrojaban botellas, sin que la policía interviniera por más de dos horas, sacudió a una sociedad argentina acostumbrada a la violencia en su deporte nacional.

#SuperVerguenza, se volvió en Twitter el hashtag más popular en el país.

El encuentro fue suspendido antes de comenzar el segundo tiempo, después de que los jugadores visitantes fueron rociados con algún líquido irritante, aparentemente por un hincha que rasgó el túnel inflable por el que los fubtolistas ingresan a la cancha. Los jugadores estuvieron refugiados en el centro de la cancha durante más de dos horas, mientras los del River eran insultados y agredidos con objetos desde las gradas.

Finalmente, los elementos del conjunto millonario salieron cobijados por un túnel de escudos de la policía y bajo una lluvia de botellas. Algunos integrantes del Boca, saludaron a los revoltosos al irse a los camerinos.

La presencia de público visitante está prohibida en los estadios argentinos, por lo que no cabe duda que los incidentes fueron provocados por la hinchada de Boca. El fiscal de Buenos Aires, Martín Ocampo, dijo que dispuso de forma temporal el cierre de La Bombonera para realizar una “inspección ocular al estadio y preservar la prueba… Hay un montón de cosas que hay que investigar”. También anunció que será incautado el túnel inflable donde los jugadores fueron agredidos.

“Habrá qué determinar cómo pudo ser rasgado para hacer pasar la sustancia irritante”.

El Secretario de Seguridad de la Nación, Sergio Berni, aseguró que la responsabilidad del incidente, es únicamente de Boca: “Hubo negligencia del club a la hora de generar la seguridad interna”.

Sin embargo, algunos testimonios del público señalan que fueron policías los que lanzaron el gas pimienta a los jugadores.

Fuente: La Jornada.

Leave a Reply