Astrolabio

IMG_16141

 

Ciudad de México (29 de enero de 2016).- Según revelan peritajes de la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal,Gustavo Xavier González Ángeles, “comandante en jefe” de la Policía de Investigación capitalina, no garantizó la correcta preservación de al ingresar a la escena del crimen.

El cuarto juego de huellas dactilares hallado en el departamento, que no se encontraba en la base de datos de presuntos delincuentes, coincidió con los registros del personal de la misma Procuraduría, revelaron peritajes.

Son los mismos registros de personal los que hacen constar que González Ángeles no cuenta en realidad con formación policial profesional, a pesar de que desde 2009 existen normas que obligan a que los agentes de la Policía de Investigación cuenten con el título de “técnico superior universitario en investigación policial”.

De hecho, el currículum del funcionario, publicado por la PGJDF en su página de internet, señala que el comandante González Ángeles únicamente cursó una carrera técnica, de nivel bachillerato, de la que egresó como “técnico en plásticos”, sin estudios de licenciatura en ningún área de conocimiento.

Fue a partir del mismo 2009 que se diera oportunidad a que los integrantes de la extinta Policía Judicial que no contaran con estudios universitarios, los acreditaran mediante un curso policial de un año, al cabo del cual obtendrían su título de educación superior.

Tras siete años de que se estableciera tal requisito obligatorio para formar parte de lo que hoy es la Policía de Investigación, González Ángeles funge como comandante de la fuerza policial desde aquella fecha.

Encargado de encabezar las investigaciones del multihomicidio en la colonia Narvarte durante las primeras semanas, el comandante Gustavo Xavier González Ángeles ya ostenta el cargo de “director de Investigación Criminal en Fiscalías Centrales” de la PGJDF aunque siga contando únicamente con formación como “técnico en plásticos” a nivel bachillerato.

De acuerdo con la abogada Karla Michelle Salas, integrante del equipo legal que da acompañamiento a las familias de las víctimas, , la localización de las huellas de este funcionario “evidencia que las autoridades no garantizaron la preservación de las evidencias al iniciar su investigación, contaminándolas”, comprometiendo así la integridad de dichas pesquisas.

El dictamen de dactiloscopia realizado tres días después del multihomicidio revela que en el departamento se detectaron 17 huellas dactilares pertenecientes al menos a cuatro personas distintas a las víctimas, a quienes se asumió como presuntos involucrados.

El primer grupo de huellas se pudo vincular con Daniel Pacheco Gutiérrez, Gracias a la base de datos de presuntos delincuentes de la Subdirección de Identificación Humana de la PGJDF. Pacheco, quien ya contaba con antecedentes penales se convirtió en el primer detenido por su presunta participación en este homicidio múltiple.

Asimismo, se confirmó la presencia de huellas de dos cómplices, que al no haber sido identificados fueron inscritos en la base de datos de la Procuraduría capitalina.

Fue el cuarto grupo de huellas que no pudo ser identificado con la base de datos de presuntos delincuentes, sino con los registros del personal de la misma Procuraduría. Se trataba de las huellas de Gustavo Xavier González Ángeles, “comandante en jefe” de la Policía de Investigación capitalina y una de las primeras autoridades en ingresar a la escena del crimen.

El peritaje de la PGJDF hace constar que las huellas del funcionario fueron ubicadas al menos “en la superficie externa de la puerta de acceso principal al departamento, por encima del mecanismo de seguridad del inmueble”.

Fuente: NW Noticias.

Leave a Reply

A+