Xochiquetzal Rangel

Alberto Narváez Arochi, presidente de la organización Nuestro Centro, aseguró que varios locatarios del Centro Histórico han adquirido armas cortas, como calibre 22, para proteger y salvaguardar su integridad debido a la inseguridad que se vive.

“Cuando tu patrimonio, tu seguridad propia y la de tu familia se pone en riesgo, creo que es un derecho fundamental poderte defender; si la autoridad no lo hace puedes hacerlo tú, es supervivencia”, justificó.

Puntualizó que, debido a los constantes asaltos que se han registrado en el Centro capitalino, además de la adquisición de armas por parte de comerciantes establecidos, las cadenas comerciales han optado por enrejar sus sucursales, es decir que los comerciantes se han comenzado a “encarcelar” para evitar ser víctimas de delitos, mientras los delincuentes se pasean por la calle.

Atribuyó el alza delictiva a la poca atención que se ha dado por parte de autoridades estatales, ya que hasta el momento no han cumplido con la instalación de más de 300 cámaras en 50 cuadrantes distintos en el Centro Histórico, con el fin de que haya mayor vigilancia, así como acciones preventivas para evitar delitos en el primer cuadro de la ciudad.

Pese a que consideró que la inseguridad en la zona centro no es únicamente por la falta de atención de autoridades estatales y municipales, sino también de la ciudadanía que se encuentra “quebrada”, hizo un llamado a las autoridades correspondientes para que haya más presencia policiaca y cumplan con la instalación de las cámaras faltantes para evitar más hechos delictivos.