Astrolabio

giphy-2

 

Ciudad de México (31 de marzo de 2016).- El Horario de Verano iniciará el próximo domingo y con esto una serie de desajustes neuronales y hormonales, que aunque son meramente temporales, pueden evitarse en cierta medida, por lo que aún puedes prepararte para este cambio de rutina.

De acuerdo con doctor Francisco Gilo, del Servicio de Neurología del Instituto de Neurociencias Avanzadas Madrid -INEAMAD del Hospital Nuestra Señora del Rosario, el cambio de horario afecta al cerebro, porque que es el encargado de organizar el control de muchas funciones de nuestro cuerpo, teniendo en cuenta unos patrones horarios conocidos como ritmos circadianos.
Estos ritmos, que se rigen por una periodicidad de 24 horas, se programan siguiendo los cambios externos de luz y oscuridad que se producen entre el día y la noche.
El control de la temperatura, el sueño y la producción de algunas hormonas se realiza de esta forma. Cuando se establecen los cambios horarios durante el año para fomentar el ahorro energético, se genera un pequeño desajuste de estos ritmos circadianos y nuestro cuerpo precisa sincronizar sus “relojes internos” para adaptarse a la nueva pauta.

Los efectos.

La alteración que se produce en el cerebro con el cambio horario va a ser menos acusada que en otras situaciones en las que las variaciones de horas son más grandes, como cuando se realiza un viaje transoceánico y aparece el conocido jet-lag.
“Durante los periodos de ajuste se pueden experimentar algunas alteraciones del sueño, como el insomnio o la excesiva somnolencia diurna, así como cansancio, falta de concentración y un carácter un poco más irritable”, apunta Francisco Gilo, quien asegura que “por lo general son síntomas leves que se resuelven en pocos días”.

Para considerar:

Tu necesidad de sueño no cambia de invierno a verano, por eso es esencial mantener un horario regular los siete días de la semana.
Asimismo, si regularmente duermes siete horas al día y ese tiempo es suficiente para recuperarte, no intentes pasar más de nueve horas en la cama pensando que así vas a recuperar energías.
El neurólogo expuso que se pueden minimizar los síntomas adaptando nuestras actividades y rutinas al nuevo horario desde el día de la víspera o varios días antes, realizándolo de forma progresiva sobre todo en la alimentación, las horas de ocio y el momento de acostarse.

Todos los grupos de edad son susceptibles de acusar pequeñas alteraciones derivadas de los cambios horarios, pero se considera que las edades extremas de la vida; es decir, los niños y los ancianos, son más propensos a verse afectados.
Cabe recordar que el pasado 8 de marzo entró en vigor el Horario de Verano en 33 municipios fronterizos. En Acuña, Piedras Negras, Guerrero, Hidalgo, Jiménez, Zaragoza, Nava y Ocampo, en Coahuila; Anáhuac y Los Aldama, en Nuevo León, y Nuevo Laredo, Reynosa, Matamoros, Camargo, Guerrero, Gustavo Díaz Ordaz, Mier, Miguel Alemán, Río Bravo y Valle Hermoso, en Tamaulipas ya viven una hora más adelantados que el resto de la república.
Asimismo, en Tijuana, Mexicali, Ensenada, Playa Rosarito y Tecate, en Baja California; así como Juárez, Ojinaga, Ascensión, Coyame del Sotol, Guadalupe, Janos, Manuel Benavides y Práxedis G. Guerrero, en Chihuahua adelantaron también ya sus relojes.
Así que ya lo sabes, vete preparando para adelantar tu reloj una hora a partir del 5 de abril.
Fuente: Dinero en Imagen.

Leave a Reply

A+