Astrolabio

Redacción

Con seis meses de retraso, esta mañana fueron inaugurados los dos nuevos brazos del distribuidor Benito Juárez, aunque el gobernador Juan Manuel Carreras López anunció que continuarán diversas obras en esa área.

En los próximos días, dijo el mandatario, seguirán trabajando en obras de reencarpetamiento, pintura, colocación de luminarias y mantenimiento de jardinería en la glorieta Benito Juárez.

Carreras López justificó el retraso de la obra con el argumento de que existieron “complejidades importantes difíciles de prever”, además de que, dijo, en la zona existe mucha circulación vehicular y tuvieron que hacer una labor para “afectar lo menos posible” a los comercios que se encuentran cerca del distribuidor. “Al final de cuentas ya está, se terminó bien y lo importante es que se ponga en operación al servicio de todos”, comentó.

Al ser cuestionado sobre la velocidad a la que deberán circular los vehículos por los nuevos brazos del distribuidor, toda vez que el titular de la Junta Estatal de Caminos declaró que los automovilistas no deberían rebasar los 40 kilómetros por hora al transitar sobre la curva que conecta la carretera Rioverde con la avenida Salvador Nava Martínez, Carreras López evitó responder directamente:

“Sí, por todo el distribuidor, a ver, yo creo que el tema de cuando se va uno a aproximar a un complejo vial de estas características, sea cual sea el destino que se va a tener, bueno, pues lo están poniendo las autoridades, este tema ya tiene que ver con las autoridades de tránsito, entonces… pues hacerle caso, me parece que es una obra que el todo circular por aquí lo que nos implica si acatamos las decisiones de tránsito es que circularemos con seguridad”.

Por su parte, Marcos Rosales Vega, titular de la Junta Estatal de Caminos, declaró que sobre los nuevos brazos no podrán circular dos vehículos de forma paralela, sino que el proyecto se diseñó “para que fluya el vehículo”, es decir, uno auto la vez, que se incorporarán desde la carretera Rioverde y la carretera 57.

Finalmente, el funcionario presumió que se dejó un espacio para que se puedan orillar los automóviles que sufran algún desperfecto, situación que, dijo, espera que nunca se presente.

A+