Abelardo Medellín

“Corrupción con ignorancia de mis compañeros legisladores, al favorecer al Ejecutivo y no a las personas que representan”. Con esas palabras describió el diputado Edgardo Hernández Contreras lo que ha sido el proceso de aprobación a la reestructura de la deuda estatal que está próxima a volver a tratarse en comisiones para luego ser votada en pleno.

A días de que esto ocurra, Astrolabio Diario Digital, habló con el legislador del Partido Verde Ecologista de México (PVEM) para conocer su opinión sobre este tema y los aledaños que podrían estar infiriendo en la aprobación de la reestructura de deuda solicitada por la administración de Juan Manuel Carreras López. 

YA SERÍAN DOS DEUDAS

Según explicó el diputado, uno de los principales inconvenientes de esta solicitud no sería la ampliación del plazo de pagos, sino que revelaría un manejo negligente de las finanzas públicas, en vista de que no es la primera solicitud de este tipo que hace la administración de Juan Manuel Carreras. 

“El 5 de noviembre del 2015, el pleno del Congreso del Estado aprobó a la actual administración estatal una reestructura por dos mil 678 millones de pesos […] y el refinanciamiento del Banco Santander con un monto de mil 430 millones de pesos, ambos créditos para ser pagados en un plazo de 20 años, es decir, hasta el 2035; ahora, en este 2021, el Ejecutivo pretende obtener una reestructura de la deuda pública extendiéndola hasta por 18 años más, es decir, hasta el 2039”, explicó. 

Asimismo, destacó que la actual solicitud de reestructuración contempla por igual otro crédito bancario contratado en el 2014, con Banorte, por 750 millones de pesos.

“En resumen, la solicitud del Ejecutivo para reestructurar esta deuda, proviene de una anterior reestructura, o refinanciamientos realizados al principio de la administración, es decir, lo reestructuraron, volvieron a endeudar al estado y ahora tienen un déficit de mil millones de pesos”.

El legislador recordó que, en 2015, la justificación brindada tenía que ver con un mal manejo de las finanzas que había dejado la administración del gobernador Fernando Toranzo: “claro, se aprobó porque dejaron las bancas vacías y con déficit […] en ese momento fue viable, porque, cómo operas, pero te autorizan el refinanciamiento, pero al final vuelves a pedir una reestructura”, criticó. 

PRESIONES A DIPUTADOS A PUNTA DE MOCHES

“Tanto los priistas como los panistas, a cambio de jugosos moches, es como quieren presionar a los demás diputados”, dijo Edgardo Hernández, quien agregó: “pero entonces la pregunta es ¿los diputados obedecemos al Ejecutivo o a los potosinos que representamos?”. 

El legislador del Verde Ecologista aseguró que ha recibido información de compañeros diputados de la fracción panista que apunta a que el dirigente estatal del PAN podría estar presionando a los legisladores de Acción Nacional para votar a favor de la reestructura de la deuda: “el propio líder del partido Acción Nacional estaba llamándole a sus propios compañeros de partido, para que apoyaran esta reestructura, igual que los priistas, y esto no debe de existir, porque es delincuencia de cuello blanco, engañar a los diputados con dinero de los potosinos”, remarcó. 

Agregó que los diputados Rubén Guajardo Barrera y Ricardo Villarreal Loo, ambos panistas, también podrían estar involucrados en la presión a legisladores con intereses para que se apruebe la reestructuración. 

Este comentario no sólo lo ha hecho en entrevista el diputado, sino que lo mencionó en el pleno del Congreso durante su intervención en la pasada sesión del 5 de marzo, donde dijo: “Juan Manuel Carreras todavía quiere una reestructura de la deuda […] a cambio de jugosos moches, operados principalmente por los priistas y panistas de este Congreso”. 

CONFLICTO DE INTERÉS ELECTORAL

Hernández Contreras habló por igual del conflicto de intereses en el que estarían incurriendo los diputados priistas y panistas al votar a favor de una reestructuración de deuda que ha sido solicitada por Daniel Pedroza Gaitán, secretario de Finanzas, que es hermano del candidato a la gubernatura Octavio Pedroza Gaitán, por la coalición “Sí por San Luis”, compuesta por el PRI, PAN, PRD y PCP. 

“Son unos ignorantes, pero hay conflicto de intereses, toda vez que quien apoya al candidato Octavio Pedroza, quien tiene una relación familiar con el secretario de Finanzas, deben abstenerse de participar, porque están favoreciendo al candidato que a su vez favorece a su hermano”, sostuvo. 

Según el legislador, no sólo es necesario que los priista y panistas se abstengan de votar la iniciativa de reestructuración de deuda, sino que dicha abstención, está amparada en la Ley de Responsabilidades Administrativas del Estado de San Luis Potosí: “artículo 3, fracción sexta, ‘la posible afectación del desempeño objetivo de los servidores públicos, en razón de intereses personales, familiares o de negocios’, así o más claro”.

EL FALTANTE INEXPLICABLE

De la misma manera, señaló que resulta incomprensible cómo es que la administración de Juan Manuel Carreras ha solicitado una reestructura que daría más solvencia para enfrentar la pandemia de COVID-19, cuando no se ejerció todo el presupuesto estatal del 2020.

“Si no ejecutaron obras y hubo una pausa de la actividad estatal, entonces ¿dónde quedó ese dinero?, yo se lo he preguntado al secretario y nunca me ha respondido”, añadió el diputado, quien apuntó que el monto de presupuesto no ejercido el año pasado por el Ejecutivo asciende a más de 52 mil millones de pesos. 

“Yo he pedido un informe puntual de a dónde se fue ese dinero y no me lo han mostrado, aparte, a mí me prometieron que no iban a pedir reestructura de la deuda pública y no lo cumplieron, entonces es un mentiroso, Daniel Pedroza Gaitán es un mentiroso, ignorante y le quedó muy grande el cargó”, finalizó.