Astrolabio

Comida-Mexicana-Saludable

 

Ciudad de México (24 de febrero de 2016).- Además de nuestra resistencia a todo lo que tenga picante, los extranjeros se sorprenden por cosas que a nosotros nos parecen muy normales. Y aquí te decimos cuáles son.

1.- Le ponen salsa a las palomitas: la gente que va al cine en el resto del mundo come palomitas con caramelo y con mantequilla. El hecho de que tengan chile parece ser una cosa muy mexicana, y hay variedad de chile piquín y salsa con limón.

2.- El taco al pastor no es mexicano: bueno, el producto final sí, pero su origen es árabe. Seguramente si le cuentas esto a un extranjero (dependiendo de donde venga) se le hará muy extraño.

3.- Son limónfilicos: sorprendentemente los mexicanos le echan más limón a su comida que salsa o chiles. Cada taco, caldo, fritura y hasta cerveza debe tener unas gotitas de limón.

4.- Comida gratis: cada vez que alguien visita una cantina, entra a una especie de paraíso, pues tan sólo imaginar que alguien te alimente gratis mientras sigas bebiendo, parece una idea maravillosa e increíble.

5.- Café de mala calidad: aunque en Chiapas y Veracruz se cultiven de los mejores cafés del mundo, los mexicanos suelen preferir el café del Oxxo, Nescafé, o cualquier variedad que no sepa del todo bien.

6.- Los baños públicos: estos lugares son cosas de otro mundo, la gente no suele entender por qué si entras a un baño público te dan papel higiénico. Además es una constante contradicción del porqué casi ningún baño escolar tiene papel ni jabón.

7.- Todos son amigos: compadres, familia, hermano. Todos los mexicanos te llamarán con alguna de esas acepciones, además para demostrarlo, cualquiera en la calle te contará su vida, sin que se lo pidas.

8.- Negocios de comida: en cada esquina hay un puesto de tacos canasta, fruta picada, dulces, tamales, tacos, quesadillas, esquites, etcétera. Muchos de ellos ni siquiera tienen permisos, pero en México prospera todo lo que pones en una esquina.

tostilocos

9.- Hay trabajos inverosímiles: jamás verás a un bolero, o a un cerillo en algún otro país. México es especialista en ocupaciones raras, incluso lo que ya está automatizado va de la mano con una persona real.

Leave a Reply

A+