Astrolabio

 

Por: Antonio González Vázquez.

 

A pesar de que se ha dicho que la Ley General de Transparencia y Acceso a la Información Pública debe significar el adiós a la opacidad gubernamental, hay quienes se atreven a retar esta premisa como es el caso del Ayuntamiento capitalino encabezado por  Ricardo Gallardo Juárez, que mantiene una política discrecional que no abona al crecimiento y desarrollo de un ayuntamiento que ha sido fuertemente vapuleado por la inacción de las últimas administraciones.

 

En un comunicado de prensa, el Secretario General en funciones de Presidente del Comité Directivo Municipal del Partido Acción Nacional, Maximino Jasso Padrón, quien indicó que es sumamente alarmante que se mantenga una postura de opacidad, ya que esto es sinónimo de corrupción y malos gobiernos.

Resulta contradictorio que un gobierno que se jacta de ciertos logros, ahora no quiera señalar cómo se dan estos objetivos de trabajo, por ejemplo en el caso de las despensas que se adquirieron por un costo de 15.1 millones de pesos, las cuales se sabe se obtuvieron de manera irregular, por no haberse licitado cuando la ley así lo exige y además, no se precisa ni el padrón de los beneficiarios ni tampoco con base en  qué se entregó dicho programa, mismo que podría ser utilizado por las autoridades con fines propagandísticos.

 

De manera reciente el gobierno capitalino está echando mano de un artilugio que inventaron para no cumplir con las expectativas ciudadanas de rendición de cuentas, como es el caso de señalar que no pueden dar información de algún asunto gubernamental ya que los documentos son únicamente para “consulta interna” y no se tienen para su expedición al público.

Maximino Jasso Padrón, líder del PAN municipal, argumenta que es inadmisible que se hable en tales términos y sobre todo tratándose de una administración pública ya que sin duda alguna se viola el espíritu del artículo 6 de la Constitución y se obstaculiza la entrega de información que debe ser pública por ley.

Sostuvo que debe ser alarmante y preocupante para todos que en un gobierno situado en un momento de exigencia ciudadana por la transparencia, no se siga la tónica de rendición de cuentas a la población porque demerita su labor ciudadana y genera especulaciones que quitan el tiempo para realmente trabajar por la ciudadanía.

Por último, señaló que en coordinación con su cuerpo edilicio, continuarán con los esfuerzos por hacer que el Ayuntamiento capitalino cumpla con sus obligaciones con forme a la ley, así como incentivar el ejercicio del derecho a la información pública, orientar y promover la capacitación y la participación ciudadana, con la finalidad de combatir la opacidad.

 

Leave a Reply

A+