Astrolabio

Durante las décadas de los 80 y 90, un gran porcentaje de las familias mexicanas se sentaba frente al televisor para ver por tres horas Siempre en Domingo. Era una tradición que pese a estar arraigada en el gusto del público —aunada a la minúscula oferta televisiva de la época y los altos costos que tenía la tv de paga— ha cambiado con la llegada de la era digital.

Actualmente, según reveló una encuesta realizada por EL UNIVERSAL, los hábitos del mexicano frente al televisor son otros.

En promedio, un televidente observa la pantalla chica 113 minutos (1.8 horas). Este tiempo, además, se divide ya entre la televisión abierta y la de paga.

Los programas de larga duración como el legendario Siempre en Domingo han comenzado a ser sustituidos por programas de corta duración, los cuales el público puede disfrutar a través de dispositivos móviles.

Por más de 40 años, Televisa fue el rey de la televisión mexicana, posicionando a sus estrellas y programas en el gusto de varias generaciones, algo que hasta hace unos años parece haber cambiado.

El rating manda. La televisora de San Ángel y Televisión Azteca —fundada hace 22 años— eran las dos opciones en las que millones de mexicanos podían entretenerse.

Hace unos meses, el periódico The Wall Street Journal informó que ambas cadenas televisivas habían dejado de publicar sus índices de ratings desde 2011.

El diario señaló en aquella ocasión que una de las razones por las que no mostraban sus cifras podría ser el detrimento que han tenido en los últimos años.

Atrás quedaron aquellos tiempos en que exitosos melodramas como Amor Real o La fea más bella registraban índices de 43.1 y 43 puntos respectivamente.

Fueron sustituidos por unos números más precarios como los de El color de la pasión, producida por Roberto Gómez Fernández, que pese a ser una de las producciones más populares de la empresa de Azcárraga Jean apenas alcanzó 22 puntos en la medición de audiencia.

 

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A+