Por Victoriano Martínez

También la intentó, pero todo indica que no le funcionó: el ex diputado José Luis Romero Calzada quedó vinculado a proceso por el delito de peculado, a pesar de haber propuesto un acuerdo reparatorio y pagar la cantidad de 44 mil pesos por una de las cinco denuncias que enfrenta.

Se trata de un capítulo más de la serie sobre La Legislatura Más Corrupta de la Historia, que en los últimos casi tres años se compone de capítulos inconclusos en los que, cada determinado periodo, se hace pública una vinculación a proceso penal, pero que aún no se ha dado caso alguno en el que uno de los implicados aparezca como culpable y con sentencia.

El capítulo de arranque, conocido como Ecuación Corrupta, arrancó el 12 de junio de 2017 con la gráfica descripción hecha por el entonces diputado Enrique Flores Flores sobre la dinámica en la que un grupo de diputados garantizaba la limpieza de las cuentas públicas de los ayuntamientos a cambio del 10 por ciento de los montos observados.

Flores Flores fue el primer diputado vinculado a proceso por el delito de cohecho el 6 de mayo de 2018. En septiembre de ese mismo año tendría que haber concluido la aportación de pruebas adicionales, pero el proceso se prolongó por un amparo solicitado por el ex diputado que finalmente perdió, pero que mantuvo el caso en suspenso, al grado que a la fecha no se conoce la resolución.

Tras el capítulo de la Ecuación Corrupta, se abrió el de la Red de Simulaciones de Apoyos Sociales, en el que se vieron involucrados cuando menos 15 diputados de La Legislatura Más Corrupta de la Historia.

De la simulación de entrega de apoyos sociales y el uso de facturas de empresas fantasma para comprobar los gastos, surgió el segundo caso de la vinculación a proceso de otro integrante de la LXI Legislatura: Mariano Niño Martínez.

Fue vinculado a proceso el 12 de mayo de 2019, y fue el primero en intentar resolver la acusación mediante un acuerdo reparatorio. Finalmente la actual Legislatura no aceptó el acuerdo y se reportó una nueva vinculación a proceso el 23 de octubre, a los seis meses de la anterior. El próximo 23 de abril se cumpliría el plazo para cerrar la aportación de pruebas adicionales.

El pasado 13 de diciembre, la ex diputada Dulcelina Sánchez de Lira también resultó vinculada a proceso, por lo que el próximo 13 de mayo tendrá que haber noticias sobre el avance de su proceso. El 9 de enero de este año se presentó una nueva denuncia en su contra.

Romero Calzada será el cuarto integrante de la LXI Legislatura en ser vinculado a proceso penal por hechos muy similares a los de sus compañeros. En septiembre tendrá que haber noticias sobre el avance de su caso.

Cuatro de cuando menos 15, entre los que figuran con alguna denuncia en su contra, además de ellos, según ha informado Ciudadanos Observando, Héctor Mendizábal, Josefina Salazar, Angélica Martínez, Fernando Chávez, Sergio Desfassiux y Xitlálic Sánchez, de quien se ha mencionado que el Ministerio Pública ya la exoneró.

A quienes cuentan con denuncias, habría que agregar a quienes han evadido la devolución de recursos a la Auditoría Superior del Estado por las ayudas sociales no entregadas: Alejandro Segovia, José Belmares, Ricardo García Melo, Jorge Luis Díaz Salinas y Guillermina Morquecho.

Un recuento en el que la Fiscalía General del Estado aparece en el capítulo de un tortuguismo en la procuración de justicia que se emparenta con la protección y encubrimiento de los implicados, en un letargo burocrático que desalienta a los denunciantes, como si en lugar de hacerles justicia se buscara que desistieran.

La Legislatura Más Corrupta de la Historia, una serie prototípica de la actuación de las instancias de procuración de justicia que exhibe que, si se trata de servidores públicos corruptos, siempre contarán con mecanismos y maniobras para retrasar y al final evadir la acción de la justicia, en tanto que para el ciudadano común sólo le queda resignarse ante ese gran pacto de impunidad.