Astrolabio

1024px-Bipes_biporus

Ciudad de México (27 de julio de 2015).- Estos reptiles pertenecen a los “anfisbénidos”, que a su vez, cuenta con cuatro familias distribuidas en Sudamérica, África, Oriente Medio y el suroeste de Asia. Lo curioso es que es sólo una de estas familias contempla a los únicos ejemplares con patitas delanteras, y es endémica de México: La familia Bipedidae.

Así lo explica un artículo divulgado por la Comisión Nacional para el conocimiento y uso de la biodiversidad (Conabio): “Las tres especies vivientes del único género de esta familia, son Bipes Canaliculatus, que habitan en la depresión del Balsas-Tepaltepec en Guerrero y Michoacán; B. Tridactylus, que se encuentra en una pequeña zona de la costa de Guerrero y B. Biporus, que se encuentra en la península de Baja California”.

Estos curiosos animalitos, son pequeños de cuerpo cilíndrico con anillos, ojos reducidos y sin cintura pélvica. El Instituto Nacional de Ecología y Cambio Climático (INECC), explica que son los únicos con dos extremidades anteriores con cinco a tres dedos y están adaptados a la vida subterránea en zonas de suelo alto. Alcanzan una longitud de hasta 24 centímetros y son de color rosa claro.

La primera especie de bipédidos se descubrió en 1788 y fue descrita formalmente un año después, pero su estudio fue olvidado, hasta que fue retomado por diversos científicos casi un siglo después.

En realidad, se conoce poco sobre los hábitos de este animal, que forma parte de alrededor de 393 especies de reptiles que son endémicas de nuestro país, según el Instituto Nacional de Ecología; no existen muchos ejemplares en colecciones científicas, por lo que estos animales han sido considerados como raros, sobre todo por sus hábitos: habitan en suelos sueltos con vegetación arbustiva, nocturnos y activos todo el año; se aparean durante junio y julio.

Los Bipes usan sus pequeñas patas delanteras para excavar sus túneles, que pueden medir entre 10 y 20 cm, así como para aferrarse a ellos y empujarse al fondo con fuerza y agilidad; comen insectos como escarabajos, hormigas y termitas. Sus depredadores pueden ser algún tipo de serpiente o mamífero que guste de excavar en la tierra.

Ya que estos animales no se encuentran en ninguna otra parte del mundo y sólo viven en una pequeña porción del país, son vulnerables a cualquier alteración radical en su ambiente o reducción en su área de distribución. Actualmente, las tres especies de Bipes que existen, están sujetas a Protección Especial, de acuerdo con la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat).

Fuente: Sin embargo.

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A+