cicatriz

Cada uno de nuestros miembros, órganos y extremidades es una fuente inagotable de información y curiosidades que resulta imposible describirlo en unas cuántas líneas.

Esta vez hablaremos del órgano más grande que tenemos… ¿Qué tanto sabes de la piel?

 

1. Ocupa más o menos 2 m2

Sí, como es nuestro envoltorio, estamos cubiertos de piel absolutamente por todos lados, variando su espesor entre 0.5 mm –que corresponde a la fina y delgada piel de los párpados– hasta 4 mm, la de las plantas de los pies, mucho más gruesa.

 

2. Actúa como barrera

Claro, aísla nuestro organismo del medio circundante, y lo protege manteniendo incólumes sus estructuras internas. Además, a través de ella nos comunicamos con el entorno y nos proporciona sensibilidad a los cambios de temperatura para regular nuestro calor corporal.

 

3. Piel que ve

Es conocido el hecho de que cuando perdemos un sentido, enseguida los otros se unen para que no nos perdamos en el mundo. De este modo, al perder la vista, se renuevan las conexiones cerebrales, y la piel adquiere entonces una habilidad extraordinaria para percibir y responder a muchos más estímulos a través del tacto. Por ello, los ciegos deben tocar para “ver”.

 

4. Piel o no piel

Es impresionante la capacidad que tiene el cuerpo de reconstruirse. Cuando te lastimas la piel, ésta tiende a su reconstrucción y como consecuencia surgen las cicatrices.

 

5. ¡Qué calor!

Cuando sudamos podemos liberar, a través de la piel, hasta 11 litros y medio de agua en un día verdaderamente caluroso.

¿Tanto? Sí, porque sudamos por todo el cuerpo, excepto por la piel debajo de las uñas, los márgenes de los labios y, en el caso de los hombres, el prepucio.

 

6. Capaz de sentir mucho con poco

A través de un experimento, científicos comprobaron que los corpúsculos de Meissner (esos receptores táctiles que están repartidos abundantemente en manos, labios, lengua, pezones, clítoris y pene) responden a presiones ejercidas por un peso de tan sólo ¡20 miligramos!

Lo mismo pesa una mosca.

 

7. Sobre pieles

El tratado más completo sobre la piel fue escrito tiempo atrás y lo hizo Andreas Vesalius en el siglo XVI, llamado De humani corporis fabrica (La fábrica del cuerpo humano). Una nota curiosa (y algo tétrica, sin duda) es el hecho de que la Biblioteca Pública de Cleveland, el Colegio de Derecho de Harvard y la Universidad de Brown tienen libros forrados de piel… Piel de criminales condenados a muerte. Uno de estos ejemplares es precisamente el trabajo de Vesalius. Tétricamente curioso, ¿no crees?

 

Fuente: Supercurioso

 

 

 

Leave a Reply