SONY DSC

giphy-2

 

A propósito del Día de San Valentín, te traemos un artículo dedicado a diversos ritos nupciales y de cortejo sumamente curiosos que se dan alrededor del mundo. Esta recopilación nos permite conocer un poco más las tradiciones y costumbres de otras culturas.

Tradición y ritos.

1.Masai.

Los masai son un pueblo con presencia principalmente en Kenia y Tanzania. Los ritos nupciales de esta etnia, tienden a llenar de tristeza a la novia, puesto que son forzadas a contraer matrimonio con hombres considerablemente mayores.

BODA-MASAI-644

Otro terrible aspecto de esta tradición es que cuando la novia se está acercando a la vivienda de su futuro esposo, los familiares del mismo le gritan improperios de toda clase e inclusive le lanzan excremento de vaca, supuestamente porque la forma en que la novia reaccione ante tal humillación determinará cómo enfrentará los problemas y obstáculos en su matrimonio.

2.Santhal.

Santhal es una tribu de la India, donde se tiene la creencia de que si a una niña le sale su primer diente en la parte superior de sus encías es porque los espíritus la odian.

boda-perro-nina-diente

Para evitar que en un futuro, la niña pueda ser atacada por estos espíritus, los adultos de la tribu realizan una ceremonia meramente simbólica en la cual la niña contrae matrimonio con un perro. Hubo un caso documentado por la BBC, en el cual una pequeña, de nombre Karnamoni Handsa contrajo matrimonio con un perro, y a cuya ceremonia asistieron unos 100 invitados, quienes bebieron y bailaron celebrando dicha unión.

3.Kirguistán.

En este montañoso país de Asia existe una tradición que, aunque es considerada ilegal, continua practicándose. Se trata de secuestrar mujeres para posteriormente casarse con las desafortunadas.

03novias_IMG

En este país, si a un hombre le gusta una chica que vio pasar por la calle, simplemente debe secuestrarla. Tras llevarla a su casa, la familia del secuestrador ejerce presión en la víctima hasta que ella acepte contraer matrimonio con el hombre. La mayoría de las mujeres terminan cediendo ante la presión de la familia, y las que no lo hacen, regresan a sus hogares, considerándose deshonradas para el resto de su vida.

Si bien estos ritos son el resultado de muchos años de costumbres y tradición, se hace necesario en algunos casos reconsiderarlos y cambiarlos, pues estas prácticas, más que tratarse de cultura, son casos de violencia contra otro ser humano.