Por Victoriano Martínez

“Desde este momento digo NO al Proyecto Inmobiliario en la comunidad de San Juan de Guadalupe y sus Anexos Tierra Blanca y San Miguelito y digo NO a la destrucción de la Sierra de San Miguelito”, fue el pronunciamiento dirigido al alcalde Xavier Nava Palacios, firmado en hojas separadas por más de 14 mil personas, y que fueron entregados el pasado mes de julio.

Probablemente el alcalde no haya visto esos documentos, mucho menos se habrá percatado que entre todas había uno hoja con especial valor para quienes se dieron a la tarea de recolectar las firmas, pero también con relevante significado para la causa: el escrito con la firma de Andrés Manuel López Obrador, presidente de la República.

Fue el 24 de mayo de 2019 cuando López Obrador firmó ese escrito dirigido a Nava Palacios. El mismo día que en la Plaza de los Fundadores dio la instrucción a la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales para que se trabajara en la declaración de Área Natural Protegida para esa zona y lanzó la advertencia “la Sierra de San Miguelito no se toca”.

Si algo tenía presente López Obrador ese día era que se cierne una vez más sobre San Luis Potosí la amenaza de un daño ecológico con efectos similares a los de Cerro de San Pedro, con la agravante de que pone en riesgo la viabilidad de la ciudad, por los servicios ecológicos que de la Sierra perdería en perjuicio de sus habitantes.

El presidente conoció de cerca el caso de Cerro de San Pedro, y desde hace tiempo tuvo información de los proyectos inmobiliarios y sus efectos en la Sierra de San Miguelito, especialmente el que primero se identificaba como Reservas y ahora se denomina Las Cañadas.

Porque se le ha informado de la situación de la Sierra, y por el cargo que ahora tiene, la firma de López Obrador entre las más de 14 mil que se recolectaron hace un año no es una más, y el apoyo a los pronunciamientos ahí plasmados se debe tomar en serio, entre los que vale destacar:

  • Las tierras donde se busca llevar a cabo el proyecto es un Área Natural de Protección al Patrimonio Paisajístico y Recarga (AN-PPRE), según el Plan del Centro de Población Estratégico…
  • …no estoy de acuerdo en que el Cabildo de este H. Ayuntamiento tome acuerdos para modificar la situación jurídica y ecológica de la superficie mencionada…
  • También sé que para darle factibilidad al proyecto, se pretende utilizar agua de la Presa El Realito. Estoy en total desacuerdo con que se pretendan utilizar los tanques denominados “El Aguaje” y “Cordillera” conforme a lo que la Comisión Estatal del Agua y el INTERAPAS pretenden
  • Cualquier decisión que se pretenda deberá ser producto de un plebiscito, para efecto de que la opinión de todos los ciudadanos sea escuchada y plasmada. Se trata de actos y decisiones del H. Ayuntamiento que son trascendentes para la vida pública del Municipio, por lo que el prebiscito puede ser solicitado al Consejo Estatal y de Participación Ciudadana, por acuredo de Cabildo con la aprobación de la mayoría de sus integrantes, de acuerdo con la Ley de Referéndum y Plabiscito del Estado de San Luis Potosí
  • Desde este momento digo NO al Proyecto Inmobiliario en la comunidad de San Juan de Guadalupe y sus Anexos Tierra Blanca y San Miguelito y digo NO a la destrucción de la Sierra de San Miguelito.

Hoy que el Instituto Municipal de Planeación (IMPLAN) ya entregó a los integrantes del Cabildo los programas municipales de Ordenamiento Territorial y Desarrollo Urbano (PMOTDU) y de Desarrollo Urbano y Centro de Población (PMDUCP) que incluyen abrir a la urbanización ampliar áreas de la Sierra de San Miguelito, los puntos señalados en mayo de 2019 retoman vigencia urgente.

De aprobar el Cabildo tal cual el documento recibido, violarían el principio de progresividad de un derecho consagrado en la Constitución al eliminar la AN-PPRE decretada desde 2003 (primer punto del listado anterior).

El llamado al Cabildo para que no modifique la situación jurídica y ecológica de la superficie mencionada y para que convoque a un plebiscito con la aprobación de la mayoría de sus integrantes resultan de lo más pertinentes ante los indicios de acciones concertadas entre las autoridades y los empresarios urbanizadores para la depredación inmobiliaria de la Sierra.

En varias ocasiones, López Obrador ha mencionado en sus mañaneras la depredación ecológica en Cerro de San Pedro y ha lamentado que las autoridades en San Luis Potosí hayan permitido ese ecocidio, que suele calificar de vergonzante por haber eliminado el emblemático cerro que aparece en el escudo de armas.

Las actuales autoridades hoy están encaminadas a permitir un nuevo ecocidio que privaría a la ciudad de servicios ecológicos vitales, pero que también, como en el caso de Cerro de San Pedro, pone en peligro un paraje que le dio vida al símbolo de la ciudad: sin la Cañada del Lobo no habría existido la Caja del Agua.

Si por el caso de Cerro de San Pedro se señala especialmente al entonces gobernador Marcelo de los Santos, por la Sierra de San Miguelito quienes hoy se apuntan para aparecer como enemigos de la preservación ecológica y promotores de la eliminación del pasado histórico de la ciudad son el alcalde Xavier Nava Palacios y el gobernador Juan Manuel Carreras López.