Por: Diana López.

 

Mientras el gobernador Juan Manuel Carreras, en complicidad con el alcalde capitalino Ricardo Gallardo Juárez, montan “circo, maroma y teatro” para anunciar “con bombo y platillo” la rehabilitación y bacheo de diversos sectores de la ciudad, vecinos de la Calle Nezahualcóyotl, que forma parte del Centro Histórico de San Luis Potosí, padecen las consecuencias de las malas obras realizadas por Interapas.

Hace cuatro meses, Astrolabio Diario Digital le presentó la deplorable situación de esta calle, en el tramo comprendido entre Reforma y Tangamanga, cubierta de baches y con un drenaje colapsado que provocaba serios problemas a los vecinos, desesperados por la evasión del organismo responsable de resolver el problema.

Luego de oficios y citas con funcionarios, se logró establecer una fecha de inicio de las obras de rehabilitación de la calle y reemplazo del drenaje, cuyos trabajos se llevan a cabo, en cuya fase los vecinos enfrentan una nueva situación que los lleva al mismo punto de desesperación inicial: la calle fue repavimentada con el mismo material extraído.

 

De baches a baches. Volviendo al punto de partida.

“Es el mismo material… el mismo escombro que sacaron, lo volvieron a poner”; la desesperación en el tono de voz y en la cara de los vecinos no parece haber cambiado desde que solicitaron apoyo, porque la situación ya había ocasionado accidentes a los habitantes y los problemas durante la época de lluvias, los obligaba a hacer uso de sus recursos para darle una solución temporal.

Hugo del Ángel, representante de los vecinos, declaró que los trabajos de reparación iniciaron en octubre del año pasado, supervisados frecuentemente por el Ingeniero Jorge Carlos Vivanco Torres, director de Operación y Mantenimiento de Interapas; sin embargo, luego del reemplazo del drenaje, la obra quedó suspendida por “problemas internos con la empresa que ganó la licitación”, y cuyo encargado, menciona Hugo, lleva el nombre de Carlos Soto.

“Ambos fueron muy claros; nos dijeron que el laboratorio había venido, checó el material y concluyó que éste se encontraba en excelentes condiciones… Cuando días antes, el Ingeniero Jorge, de Interapas, tuvo un acercamiento con nosotros, y nos comentó que se utilizaría tepetate nuevo para rellenar la calle”.

Los vecinos, al ver las inconsistencias, solicitaron copia del documento que les explicara el proceso de la obra, y no recibieron respuesta, porque “no estaba en sus manos”, se deslindaron autoridades.

Otros vecinos también preguntaban por el costo de la obra. “Si no alcanzaba, nosotros lo pagábamos, con tal de ver un buen resultado. Incluso cuando nos dijeron que nos cobrarían poco más de mil 600 pesos por la instalación de los registros, aceptamos…”, aunque, se supone “eso ya está cubierto en nuestros pagos de recibo”.

“Queríamos saber qué es lo que estaba en sus manos hacer en la obra. Pero nunca lo supimos. Todo fue de palabra, nada por escrito”.

Así fue hasta mediados de enero, cuando a los trabajadores, recibieron la orden de terminar la obra con el mismo material, y rápido, pues tardaron menos de dos días en reacomodar la tierra y el adoquín, quebrado y con grandes espacios entre ellos.

“Cuando nos dimos cuenta que todo estaba mal, prácticamente fuimos a ponerlos sobre aviso con un oficio, el 18 de enero, porque al día siguiente, pasaron la máquina y comenzaron a reinstalar todo”.

“Nos dijeron que nos iban a poner tepetate nuevo, que iba a ‘quedar bien padre, bien parejita’”, comenta Hugo del Ángel, mientras observa la calle que luce desproporcionada y con grandes espacios sin adoquín, con piedras y montículos de tierra que entorpecen el paso de los transeúntes.

FOTO4

Eso sí, recibieron un informe de calidad. Dieron por sentado que el material, a pesar de ser el mismo, estaba en buen estado. “Porque se encuentra en un 98.3% óptimo”, dijo Hugo.

 

Autoridades a la “Poncio Pilatos”.

Vecinos de la zona revelan que funcionarios de Interapas se comprometieron a hacer un buen trabajo; “pero son obras que hacen para salir del paso”, juzgaron.

“Del drenaje no tenemos quejas. Vimos cómo reemplazaron en su totalidad las tuberías… pero el resto…”, declara Hugo del Ángel. “Con los trabajadores no tenemos problema, ellos le echan ganas, pero a veces estaban sentados, sin nada que hacer, porque no tenían el material para terminar la obra. Y de repente reciben la orden de volver a poner todo como estaba. Y este es el resultado”.

Para la dependencia, este es un trabajo terminado. “Es una obra en perfecto estado”, opinó Hugo, “porque el Ingeniero Jorge nos dijo que la tierra estaba ‘excelente’ para utilizarse aquí y en cualquier lugar. No somos expertos, pero buscamos a alguien que lo era y nos comentó que, la tierra reblandecida que volvieron a colocar, sólo provocaría que en cuanto inicien las lluvias, la calle comience a sumirse de nuevo”.

Sin embargo, Interapas ya se lavó las manos. “Eso ya es competencia del municipio, nos dijeron”.

En cuanto a la empresa que ganó la licitación, vecinos señalan que intentaron comunicarse posteriormente para concretar una cita con el encargado, pero la persona que les contestó se mostró evasiva y renuente a proporcionarles información.

“Para ellos, nosotros deberíamos de agradecerles por hacer su trabajo, por lo que ellos creen que es una obra maestra. Hasta deberíamos ponerle el nombre de alguno de ellos a la calle”, bromeó Hugo.

 

Una obra con nuevos baches, burlas y reclamos.

“Vinieron a vernos la cara. A echarnos mentiras; y encima, a burlarse de nosotros. Nos dijeron que para la repavimentación de la calle, fuéramos a Municipio, que buscáramos uno de esos créditos que dan para rehabilitar las calles, por ser parte del Centro Histórico. ‘Díganles que les arreglen las banquetas, que les pasen los cables por debajo, hasta con estampado se los pueden dejar’”.

Como consecuencia de estas malas obras, los accidentes no se han hecho esperar. “Caminar por estas calles es peligroso”, dice Hugo del Ángel, “Hay vecinos que son de la tercera edad, y ya ha habido algunos accidentes por el mal estado en el que quedó la calle. Pero eso… ya es competencia de Municipio”.

 

Al cierre de esta nota, Hugo comenta que en la calle, un par de alcantarillas que ya se encontraban cerradas, fueron reabiertas por los trabajadores, denunciando que una persona, que parecía la encargada de supervisar esta nueva apertura, y a la que nunca había visto, le comentó: “Aquí está… Se les está haciendo el trabajo, para que luego no digan que no se les hace nada”; fue una persona, denuncia el vecino, no quiso proporcionarle su nombre, y ningún dato alguno.

 

“A nosotros nos interesa que las demás personas vean esto, que estén enterados de las grandes porquerías que hacen, porque no se les puede llamar de otra manera. Si algún día Interapas va a realizar algunas obras en su calle, se den cuenta de cómo puede resultar… Aquí es a donde va a parar nuestro dinero. No hacen nada bien”.

   [image_gallery images=”37568:http://astrolabio.com.mx/wp-content/uploads/2016/02/FOTO4.jpg,37569:http://astrolabio.com.mx/wp-content/uploads/2016/02/FOTO5.jpg,37565:http://astrolabio.com.mx/wp-content/uploads/2016/02/FOTO-3.jpg,37567:http://astrolabio.com.mx/wp-content/uploads/2016/02/FOTO2.jpg,37566:http://astrolabio.com.mx/wp-content/uploads/2016/02/FOTO1.jpg,” ][/image_gallery]