Astrolabio

Del amarillo sucio a cochambroso

Del amarillo sucio a cochambroso

Por Antonio González Vázquez

El reportaje que publicaron Astrolabio Diario Digital y el semanario Proceso contiene solo datos duros obtenidos de documentos públicos. Es periodismo, no política ni mucho menos grilla.

La información contenida en el extenso reportaje que da cuenta del número de propiedades de la familia Gallardo, es incontestable. Si alguien desea comprobarlo, puede acudir al Registro Público de la Propiedad y enclaustrarse hasta dar con el registro de cada predio.

No hay pierde, la información ahí está.

No es invento ni palabrería, es información de interés público, de esa que le interesa al periodismo y a los periodistas. Solo que algunos si la buscan y otros no.

Astrolabio Diario Digital hace periodismo siguiendo el canon de su Código de Ética. Publica lo que le consta y confirma, lo que es de interés general.

El reportaje de fondo “De la granja al Pedregal: el multimillonario negocio de la política con Gallardía”, tiene el obligado rigor de un trabajo de periodismo de investigación.

Por cierto, de acuerdo con los teóricos, el periodismo de investigación se interesa, entre otras cosas, por los casos de corrupción, del abuso de autoridad, de los excesos de los gobernantes, de los fraudes electorales, del autoritarismo y por supuesto, de casos de enriquecimiento ilícito y peculado.

La lista de temas es enorme.

El Comité Ejecutivo del Partido de la Revolución Democrática al que pertenecen Ricardo Gallardo Juárez y Ricardo Gallardo Cardona, emitió ayer por la tarde un comunicado de prensa.

El tema es el reportaje De la granja al Pedregal: el multimillonario negocio de la política con gallardía, solo que no lo menciona. Tampoco alude a ninguno de los Gallardos, pero quien haya leído el reportaje (que suman decenas de miles en San Luis Potosí y quizás cientos de miles en el país) sabe que se trata de la familia que gobierna San Luis Potosí y Soledad.

Esto dice el boletín del PRD.

El presidente del PRD, José Luis Fernández Martínez, hizo hoy un llamado “a la cordura, a evitar las guerras de lodo”, y a que se encauce el debate “con la altura y el respeto que merecen los potosinos”.

“Estamos a tiempo de ser propositivos, y de que todos los actores políticos actuemos con prudencia, creemos que es desde ahora cuando debemos evitar contaminar el ambiente previo a las campañas y a las intensas jornadas que nos esperan”, agregó.

Comentó en el mismo sentido: “El viejo estilo de ensuciar al contrario para avanzar en la preferencia electoral ya quedó claro que no funciona, que los ciudadanos quieren propuestas y nuevas alternativas de gobernar que en verdad los beneficien”.

Por otro lado, extendió el llamado a los organismos electorales, señalando que los funcionarios responsables de los mismos deben exhortar a todos los actores para que se conduzcan con decoro y apego a las normas.

Además de lo anterior, pidió a las mismas autoridades “estar muy al pendiente y no esperar a que se transgreda la ley o se afecten los derechos de terceros”. Pues, explicó, desde antes “pueden actuar con medidas preventivas, precautorias, con base en el diálogo y la conciliación”.

 Alerto también de que, si no se actúa de esa manera, “en las próximas semanas y meses podrían verse incrementados los ataques difamatorios, parciales, y poco documentados” entre adversarios políticos.

 “A todos nos compete elevar el nivel del debate, manejando propuestas reales y novedosas a los problemas que tenemos los potosinos, y que cuando se lancen acusaciones sea con respeto y bien fundamentadas”, planteó para finalizar.

Hasta ahí el comunicado.

Es curioso, pero por ejemplo, hace no mucho, Enrique Ochoa Reza, presidente nacional del PRI defendió con un discurso similar al ex gobernador de Chihuahua, César Duarte, hoy prófugo de la ley por el desvío de recursos públicos.

De hecho, los políticos cuando son acusados de algo indebido o por lo menos sospechoso, en automático se dicen inocentes y acusan ser víctimas de complots y guerras sucias, campañas negras y demás menjurjes propios de los políticos que se convierten en especialistas de lo que critican.

Solo es periodismo.

Como con Sandra Sánchez Ruiz.
Como con Panavi.
Como con la Ecuación Corrupta.
Como con los Fiscales Carnales.
Como con los feminicidios y los ejecutados.
Solo es periodismo, nada más.

A+