Angélica Campillo

Francisco Ortíz Nesme, director de Servicios Médicos de la Delegación del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en San Luis Potosí, reveló que, desde el inicio de la pandemia por el coronavirus, la dependencia a su cargo ha expedido alrededor de dos mil 700 incapacidades relacionadas con enfermedades respiratorias.

El doctor aclaró que no quiere decir que estas dos mil 700 incapacidades sean de casos confirmados de coronavirus, sino que a cualquier persona que clasifique como caso sospechoso, durante el tiempo en que se tiene el resultado de su muestra, se le otorga una incapacidad; agregó que en el momento en que se reporta como positivo, se continúa la incapacidad por 14 días, pero si se reporta como negativo y no presenta ningún síntoma respiratorio, se suspende la incapacidad y la persona regresa a laborar.

Ortíz Nesme manifestó que estas incapacidades por enfermedades respiratorias se otorgan para evitar que quien pudiera ser transmisor de coronavirus esté en contacto con sus compañeros de trabajo.

Apuntó que estas incapacidades están centradas en el área metropolitana de San Luis Potosí y en tres puntos de la Zona Huasteca: Ciudad Valles, Tamazunchale y Tamuín. Señaló que, en la entidad potosina se tiene un índice de aproximadamente una incapacidad por cada mil trabajadores registrados en el IMSS.

Indicó que las incapacidades por enfermedades respiratorias se dan más en aquellos trabajadores que tienen actividades esenciales como: médicas, de comercio, empresas de la industria automotriz y en la minería.

Por último, mencionó que el IMSS implementó un programa denominado permiso COVID, en el cual los trabajadores, a través de la página del IMSS digital pueden solicitar una incapacidad en caso de que consideren que son sospechosos de coronavirus, sin que necesariamente tengan que acudir a atención médica.