Alejandra Valdés Martínez / Foto de archivo

Leticia Vaca

Los acuerdos para que el PAN designara a la diputada Vianey Montes Colunga como presidenta de la Directiva del Congreso del Estado fueron para favorecer al Ejecutivo  y aprobar todas sus propuestas, acusó la diputada Alejandra Valdés Martínez.

Asimismo, aseguró que quienes orquestaron las negociaciones para que no fueran aprobadas las propuestas de Morena fueron Eugenio Govea Arcos, de Movimiento Ciudadano, y el panista Rubén Guajardo Barrera. 

Valdés Martínez advirtió, además, que entre los acuerdos para favorecer al gobernador del estado estaría el aprobar un fiscal anticorrupción a modo y la ratificación de magistrados. “Vimos cómo la corrupción se lleva desde el Congreso del Estado (…)  tienen sus líneas…ustedes lo van a ir viendo, Rubén Guajardo, Eugenio Govea, que se dicen anticorrupción, están con el gobernador (Juan Manuel Carreras López). Ustedes van  a ver cómo se mueve todo, ellos querían una diputada a modo en la presidencia para hacer sus cochinadas que han hecho”. 

Aparte, la diputada María del Consuelo Carmona Salas indicó que, pese a que no había un acuerdo firmado para que la bancada de Morena presidiera la Directiva, era importante que este partido estuviera al frente porque “tiene una gran relevancia para llevar los trabajos legislativos (…) es un acto de agandalle por los demás partidos, son para mí una basura, no respetan acuerdos políticos que se hicieron desde inicios de la legislatura”. 

Carmona Salas negó que desde la Directiva se muevan intereses: “no hay de ningún tipo, es porque nos correspondía a Morena (…) No va más allá de interés pero va más allá de respetar un acuerdo y el deseo de presidir la Directiva (…)  a un inicio de la legislatura se acordó que el primer año la Directiva le tocaba al PAN, el segundo año al PRI y el  tercer año a Morena”, recordó. 

Por último, acusó que Montes Colunga se “ha prestado a la corruptela, qué le puedo pedir a una persona así, que ojalá recapacite y se conduzca con transparencia”.