7

Colombia.- Un bebé de apenas 11 meses sobrevivió al devastador deslave que el lunes pasado acabó con la vida de más de 80 personas en la localidad colombiana de Salgar, ubicada en el noroeste del departamento de Antioquia.

La madre y otros 11 familiares murieron al ser arrastrados por la crecida de la quebrada La Liboriana.

Los médicos creen que el infante, Jhoset Díaz, sobrevivió debido a que fue arrastrado unos dos kilómetros río abajo dentro de su cuna acolchada.

“Yo creo que a él no le pasó nada porque la corriente lo arrastró con el colchón de la cuna y todo”, dijo al diario El Tiempo de Bogotá su prima Natalia Rincón.

Cuando lo hallaron, Jhoset estaba boca abajo, lleno de lodo, pero con vida.

Todavía las labores de recuperación de cuerpos continúan. Ya se cuentan al menos 84 víctimas fatales -y de ellas- unas 50 han sido identificadas.

Casi ileso

Los médicos que trataron al bebé afirmaron que estaba muy frío cuando lo encontraron, pero relativamente ileso.

“Estaba inconciente y no abrió sus pequeños ojos, pero estaba respirando”, aseveró el doctor Jesús Antonio Guisao a la agencia de noticias AP.

Ahora el abuelo, Álvaro Hernández, se encargará de su custodia.

“En medio de tantas malas noticias (…) la sobrevivencia de mi nieto es un milagro”, aseguró.

El deslave de Salgar es el peor desastre natural que haya enfrentado Colombia desde el terremoto de 1999.

La gente de la zona y grupos de rescate siguen revisando las riberas de la quebrada La Liboriana a lo largo de unos 40 kilómetros buscando cuerpos o incluso sobrevivientes.

Se cree que el pequeño río creció unas 20 veces su tamaño regular, según explicó a la BBC César Augusto García, personero (defensor del pueblo) del municipio.