Redacción

Con motivo del asesinato de Giovanni López cuando se encontraba bajo custodia policial en Ixtlahuacán, Jalisco, un grupo de potosinos se reunió en el Centro Histórico de San Luis Potosí para protestar por esos hechos causando diversos destrozos en las instalaciones de la Fiscalía General del Estado y en el Congreso del Estado.

Las poco más de 50 personas que acudieron a la manifestación exigieron justicia y gritaron consignas contra la policía. La mayoría marchó con el rostro cubierto por el uso de cubrebocas y portaban carteles con mensajes como “La policía acosa, viola y asesina”, “no a la brutalidad policial” y “¿Quién nos protege de la policía?”.

Al pasar frente a la Fiscalía General del Estado, los manifestantes realizaron diversas pintas, lanzaron piedras contra las ventanas de la institución y rompieron la puertas de cristal de la entrada. También, vandalizaron una patrulla de la policía municipal de Soledad de Graciano Sánchez que se encontraba estacionada afuera y le prendieron fuego.

Al llegar a la Plaza de Armas, un grupo de personas ingresó por la fuerza al Congreso del Estado, sustrajeron documentos, mobiliario, la cabeza de bronce de Ponciano Arriaga y los arrojaron a la calle para quemarlos. Asimismo, realizaron diversas pintas en calles y la fachada de la sede del Poder Legislativo.

El Palacio de Gobierno recibió algunas pedradas que lograron romper algunas ventanas.

Elementos de diversas corporaciones policiacas se hicieron presentes cuando los destrozos ya eran considerables. El secretario general de gobierno, Alejandro Leal Tovías, se presentó en el lugar acompañado por el presidente de la Directiva del Congreso, Martín Juárez Córdova quienes permitieron el ingreso de medios de comunicación al recinto legislativo.

Al ser cuestionado sobre la tardía intervención de la policía, Leal Tovías dijo que estuvieron monitoreando la manifestación desde que fue convocada. “Nosotros tuvimos mucha paciencia, desde que estuvieron en la Fiscalía, estuvieron aquí (en la Plaza de Armas) y cuando entraron (al Congreso del Estado) fue cuando tuvimos que llamar a la policía, no lo podíamos hacer antes porque lo que queríamos era evitar un enfrentamiento”, explicó.

Leal Tovías informó que cerca de diez personas fueron detenidas.

Por su parte, el secretario de Seguridad Pública, Jaime Ernesto Pineda, insistió en que actuaron con “prudencia” y que llegaron de manera oportuna al Congreso del Estado razón por la cual encontraron a personas dentro y fueron detenidas.

Minutos después, el presidente de la Junta de Coordinación Política del Congreso, Rolando Hervert Lara, llegó al lugar, dijo sentirse agredido y comentó que, en su “experiencia” detrás de la manifestación existen “tintes políticos” por lo que pidió a la Fiscalía General del Estado que realice las investigaciones con seriedad y “sin temor a nadie para que se sepa la verdad”.