Astrolabio

Leticia Vaca

La tardanza en la aprobación de los integrantes de la Unidad de Evaluación y Control (UEC) de la Comisión de Vigilancia es porque los diputados de la Junta de Coordinación Política (Jucopo) tratan de acomodar a su gente, “aunque sean inútiles, aunque sean corruptos”, acusó Eduardo Martínez Benavente, analista político y ex diputado local.

Asimismo, consideró que el titular de la UEC, Jorge Ovidio Robledo Gómez, ante la posibilidad de que le impongan cuotas de partidos políticos, debería renunciar, porque de ser así “está esto destinado al fracaso; los diputados y partidos políticos tienen compromisos con mucha gente y, si se puede, hasta parientes (…) Yo no quiero descalificar al titular de la UEC, pero él es el primero que debería protestar”.

Expuso, además, que Robledo Gómez es quien debe asignar a los funcionarios que van a trabajar con él, “a quienes les tiene confianza, quienes son capaces”. 

En ese sentido, evidenció, hay un riesgo de que la UEC sea sólo una figura decorativa en el Congreso del Estado y no se haga valer su función: “evaluar el trabajo que hace la ASE y ser el enlace que van a tener con la Comisión de Vigilancia, que se supone no son expertos en esta materia; es muy importante que esta Unidad pueda revisar al auditor que está encargado de revisar tal cuenta pública, que lo esté haciendo de acuerdo a la normatividad”, subrayó, y dejó en claro que el titular de la UEC no debe aceptar que le vayan a reducir las atribuciones que tiene en la ley de fiscalización y rendición de cuentas.

Por último, señaló que la sociedad civil es la que debería de estar denunciando esto, sin embargo, por todos los actos de corrupción que han sido señalados al interior del Legislativo, no se le ha dado la importancia que debería: “son tantos asuntos los que pasan en el Congreso, sobre todo los manejos tan sucios que ya la sociedad no les pone mayor atención”, abundó.

A+