Astrolabio

María Ruiz

Este 10 de mayo, para las madres víctimas colaterales de desaparición forzada en San Luis Potosí, está colmado de dolor y exigencia por justicia; dos de los tantos motivos por los que se manifestaron en esta fecha a lo largo del Centro Histórico de la capital para traer a la memoria su lucha y perseverancia por encontrar a sus hijas e hijos desaparecidos.

Son decenas las historias que este 10 de mayo acompañan al colectivo Voz y Dignidad por los Nuestros SLP A.C., y que en medio de estos tiempos convulsos de violencia retratan la imagen viva de quienes se han dedicado ha investigar —casi por propia cuenta— sobre el paradero de sus desaparecidos.

Para la presidenta de esta asociación, Edith Pérez Rodríguez, esta fecha para ella y otras tantas madres no es motivo de festejo, sino un momento en la que rememoran el día que dejaron de estar presentes sus hijos e hijas, que hoy siguen desaparecidos.

“Han sido casi 10 años de trabajo, en los que como madres no quisiéramos estar en esta situación. La violencia hizo víctimas a nuestros hijos e hijas y hoy nuestro trabajo es el resultado de ello. Qué más quisiéramos tenerlos a un lado, el 10 de mayo para nosotras no existe. Es una fecha dolorosa que nos recuerda que hay mucho por hacer en el estado en materia de desaparición”, explicó.

Por otro lado, señaló que durante estos años han documentado decenas de casos, situación que pareciera que con el pasar del tiempo las cifras aumentan. Pérez Rodríguez enfatizó que esto es resultado de la continúa violencia que trastoca al estado potosino y de las células delictivas que han atormentado parte del territorio.

Por ello, exigió a las autoridades de Gobierno del Estado que dirijan presupuesto, no solo para la búsqueda de personas, sino para prevenir que los espacios sociales de cualquier persona se vulneren por la presencia de la delincuencia.

Aunado esto, como madre también señaló que actualmente el sistema de justicia está sobrepasado por la carga de trabajo, por lo que solicitó se integre más personal a las diligencias y que se cuente con un mayor número de Policías de Investigación.

“También queremos que ya se constituya la Fiscalía Especializada en Desaparición para que nuestros casos se investiguen con otro enfoque, lo necesitamos”.

En medio de la resiliencia y la fortaleza que durante más de nueve años ha demostrado Edith Pérez, al hacer personal la consigna de madre buscadora, rompió en llanto al saber que este 10 de mayo, cientos de madres como ella atraviesan el dolor de no saber dónde están sus hijos e hijas.

“Ya no queremos más desaparecidos, no madres sin sus hijos. Esto es un dolor terrible y yo quisiera que esto nunca hubiera pasado, pero aquí estamos resistiendo por ellos. Hasta encontrarles”.

A+