VIOLENCIA

EE.UU (13 de Marzo).- Docenas de personas volvieron a salir en la noche del jueves hora local a las calles de Ferguson, Misuri, el día después de los disparos que hirieron a dos agentes de policía durante una protesta.
Las autoridades continúan buscando a los sospechosos del tiroteo del miércoles, al tiempo que los dos policías fueron dados de alta del hospital.
Los actos de este jueves fueron pacíficos, si bien eventos similares han devenido en enfrentamientos con la policía en el pasado.
La policía de Ferguson le ha cedido responsabilidades de seguridad a agencias externas.
La muerte del joven negro desarmado Michael Brown por los disparos del agente de policía blanco Darren Wilson en agosto del año pasado en esta localidad a las afueras de San Luis desató protestas contra el uso de la fuerza por parte de la policía.
Los disparos del miércoles se produjeron en medio de una concentración a las afueras del departamento de la policía local, tras el anuncio de la renuncia del jefe de la policía de Ferguson, Thomas Jackson.
Un agente recibió un disparo en la cara y el otro fue herido en el hombro, conforme los manifestantes se disponían a regresar a sus hogares.
Thomas Jackson dimitió una semana después de la difusión de un informe elaborado por el Departamento de Justicia de EE.UU. en el que se acusa a la policía y al sistema de justicia de discriminación racial.
Jackson fue el sexto funcionario de Ferguson en dejar su cargo -por despido o renuncia- desde que estalló la crisis.
Tras la primera ola de violencia en Ferguson, que se produjo en agosto justo después de la muerte de Michael Brown, la tensión se recrudeció en noviembre cuando un gran jurado desestimó imputar al agente Darren Wilson por la muerte de Brown.
Lea también: Dos agentes de policía heridos por disparos en una protesta en Ferguson
Vigilia con velas y cánticos
Este jueves, los manifestantes organizaron una vigilia con velas para recordar a todas las víctimas de la violencia.
Posteriormente marcharon hacia la xede del departamento de policía mientras tocaban tambores y cantaban.
Los periodistas de la BBC Franz Strasser y David Botti informan desde Ferguson que la policía se mantuvo distante de los manifestantes y evitaron hacer demostraciones excesivas de fuerza.
Por ejemplo, no se vieron filas de agentes de policía con material antidisturbios como fue el caso en anteriores manifestaciones.
Las protestas terminaron sin un solo arresto alrededor de las 11 de la noche hora local.

Los disparos del miércoles supusieron la primera vez en ocho meses de protestas en que agentes de policía son alcanzados por proyectiles, pese a que ha habido varios tiroteos en otras marchas.
“Lo que pasó anoche demuestra que esto no ha terminado”, dijo Sonya Roberts, dueña de la tienda f S&K’s PX Market en Ferguson.
“Llegó la calma a la ciudad pero entonces se produjo el informe del Departamento de Justicia y la consiguiente dimisión”, le explicó Roberts a la agencia de noticias Reuters.
Más temprano este jueves, una unidad especial de la policía allanó una casa de la ciudad y detuvo a varias personas para interrogarlas. Todas ellas quedaron en libertad.
El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, se refirió a la situación en Ferguson durante una aparición en el programa “Jimmy Kimmel Live” de la cadena ABC este jueves.
“Lo que había estado sucediendo en Ferguson era opresivo y cuestionable y merecía una protesta”, señaló Obama. “Pero no hay excusas para cometer actos criminales y quienquiera que disparara no debe confundirse. Son criminales, tienen que ser detenidos”, agregó.

Fuente: BBC