8

Ciudad de México, (23 de abril de 2015).- Estados Unidos ha reconocido que sus fuerzas armadas mataron accidentalmente a dos rehenes en sendas operaciones militares con drones este pasado mes de enero. Los secuestrados eran Warren Weinstein, de nacionalidad estadounidense, y Giovanni Lo Porto, italiano. Habían sido secuestrado por la red terrorista Al Qaeda en 2011 y 2012, respectivamente.

“Una operación antiterrorista del Gobierno estadounidense asesinó el pasado mes de enero a dos rehenes inocentes de Al Qaeda”, ha anunciado la Casa Blanca. “La operación tenía como objetivo un complejo de Al Qaeda, donde no había razones que apuntaran a que los rehenes estaban allí… No hay palabras para mostrar nuestro pesar por esta tragedia”, se puede leer en el comunicado.

El suceso tuvo lugar en la frontera entre Afganistán y Pakistán. En las mencionadas operaciones también fallecieron dos ciudadanos estadounidenses que trabajaban para Al Qaeda. Ahmed Farouq, considerado por Washinton un líder de la organización, y Adam Gadahn, que ejercía de portavoz.

El presidente Barack Obama ha comparecido públicamente para asumir su “plena responsabilidad” en estas operaciones y expresar su “dolor”. “Como esposo y como padre, no puedo imaginar la angustia que las familias Weinstein y Lo Oporto están soportando hoy”, ha señalado el mandatario ante la prensa con un profundo suspiro, ha ordenado una completa investigaciones de los hechos.

“Lamento profundamente lo que pasó”, ha añadido Obama, quien ha explicado que ha accedido a desclasificar algunos de los detalles de las operaciones para que las familias de las víctimas puedan saber lo que ocurrió.

La Casa Blanca había informado previamente de que el presidente cree que es importante proporcionar al pueblo estadounidense la mayor cantidad de información posible sobre nuestras operaciones antiterroristas, especialmente cuando se sobra la vida de compatriotas”.

En un vídeo difundido por la división mediática de Al Qaeda en 2013, Weinstein hacía un llamamiento directo a Obama para negociar su liberación, asegurando que se sentía “totalmente abandonado” por el gobierno de su país.

Weinstein trabajaba como empleado para el contratista privado estadounidense JE Austin Associates Inc., que estaba trabajando en un proyecto para la Agencia para el Desarrollo Internacional, responsable de la asistencia extranjera no militar.

Funcionarios estadounidenses han señalado que han estado informando regularmente la familia de Weinstein de los esfuerzos de Estados Unidos para encontrarlo, pero las agencias de inteligencia de Estados Unidos no sabían dónde se encontraba retenido en Pakistán y no intentó llevar a cabo una operación para su liberación.

Fuente: El Mundo

Leave a Reply