Antonio González Vázquez

Durante el segundo trimestre del año, cuando se recrudeció la crisis sanitaria por la epidemia COVID-19, en San Luis Potosí se perdieron más de 22 mil empleos, reveló la Secretaría de Finanzas.

En la exposición de motivos de la Ley de Presupuesto de Egresos 2021, el apartado Panorama Económico del Estado, se puntualiza que “de marzo a junio, período en el que se recrudeció el contagio del COVID-19, se puede observar que en ese breve lapso nuestro estados perdió 22 mil 568 empleos”.

Agrega que ese impacto negativo “no es diferente a lo observado en las demás entidades federativas y que, en suma, nuestro país perdió 1.1 millones de empleos”.

Al citar datos del Instituto Mexicano del Seguro Social, “la tasa de desocupación al mes de julio de 2020 fue de 3 por ciento. Este mismo indicador al segundo trimestre de 2019 se ubicó en 2.8 por ciento, el incremento de 0.2 por ciento refleja el impacto en el empleo por la contracción económica”.

En ese sentido, señala que “la tasa de informalidad al cierre de 2019 ascendía al 56.1 por ciento y al primer trimestre de este año observa una tendencia creciente que la sitúa en 58.1 por ciento”.

Explica que “este incremento está correlacionado con el decremento de empleos del sector primario y el menor dinamismo de las industrias extractivas y de la construcción, los paros técnicos y el ajuste de plantillas laborales”.

Del mismo modo, expone que, según el Índice General de la Actividad Económica, que es el dato más próximo al comportamiento del Producto Interno Bruto, registró una tasa de menos 2.6 por ciento.

Mientras tanto, el proyecto de Ley de Ingresos 2021 expone más datos sobre el panorama de la economía local, en cuyo caso, precisa que “la estimación para el cierre del ejercicio 2020 respecto del Producto Interno Bruto de San Luis Potosí, pasará de 365. 5 mil millones de pesos, en 2019 a 323.9 mil millones de pesos, es decir, una caída de 41.6 mil millones de pesos, lo que representa un 11 por ciento menos”.

Subraya que “la contracción del PIB en el estado es mayor al nacional, debido principalmente a que la actividad de la entidad es manufacturera, especialmente en el ramo automotriz, y esta industria viene disminuyendo su actividad desde el último trimestre del 2019 y se espera que para el cierre de 2020. La caída en la actividad en esta industria sea del 25 por ciento”.

Del panorama donativo que el Gobierno de Juan Manuel Carreras López ilustra en sus iniciativas de leyes de ingresos y egresos para e 2021, solamente se expone un dato alentador: las remesas que envían los potosinos que trabajan en Estados Unidos sí ha crecido este año con relación al anterior.

Pese a la pandemia que tiene en Estados Unidos, el epicentro mundial de contagios, “al segundo trimestre del año, los migrantes enviaron a San Luis Potosí 368.0 millones de dólares, mientras que al cierre de 2019, el monto fue de 342.4 millones de pesos, que, comparado con el año anterior es superior en 7.5 por ciento”.