Astrolabio

images

 

Por: Antonio González Vázquez

El cambio de gobierno estatal no ha significado nada para las organizaciones criminales que no han cesado de golpear a la sociedad. Al parecer les da lo mismo si en palacio de gobierno está Toranzo o Carreras, puesto que mantienen intacta su cadena de fechorías que hicieron del sexenio anterior, el más violento en la historia reciente de San Luis Potosí.

Está es la crónica del primer mes de gobierno en cuanto a sucesos violentos de alto impacto reportados por la prensa estatal y la policía.

El día 26 de septiembre, en el primer día del gobierno de Juan Manuel Carreras López, la Procuraduría General de Justicia del Estado confirmó que el cuerpo rescatado el pasado 18 de septiembre de las aguas del Río Valles, correspondía a Brazil Guadalupe Salazar Añorve, quien estaba reportada como desaparecida. Fue uno de los crímenes que la anterior administración dejo sin resolver. Ocho días después de haber sido asesinada la joven, la autoridad forense logro identificarla.

Ese mismo día, en Ciudad Valles, próximo a las vías del ferrocarril, en la colonia Morelos fue localizado el cuerpo de un hombre asesinado a golpes y herido con arma punzo cortante que le perforó los pulmones. La policía dio cuenta de que el occiso fue torturado y que habría sido ejecutado a golpes.

El 27 de septiembre, fue localizado el cuerpo de un joven desconocido junto al puente Valladares, cerca del barrio del Montecillo. El cuerpo yacía a plena calle. La policía informó que el crimen se cometió en otro lugar y el cadáver fue abandonado en esa zona. Fue asesinado a golpes tras ser torturado.

El 28 de septiembre la policía localizó el cuerpo de un hombre de aproximadamente 25 años de edad que se encontraba desaparecido. Su cuerpo fue abandonado a orillas de la carretera Ciudad Valles-El Naranjo. Vivía en el ejido El Verde y salió a una fiesta al ejido La Hincada, pero ya no regresó.

Del 29 de septiembre en el municipio de Rayón, un hombre de treinta años de edad salía de su vivienda en la calle Francisco Javier Mina de esa localidad. Ya lo estaban esperando dos hombres armados. Le dispararon en el cuerpo y la cabeza, luego huyeron y la policía sigue investigando quiénes lo ejecutaron y hacia donde huyeron.

El primero de octubre, en una vivienda de la calle Hidalgo del municipio de El Naranjo, la policía localizó dos cadáveres en avanzado estado de descomposición. Se trataba de madre e hija, las dos, costureras de oficio, les quitaron la vida de forma similar, por ahorcamiento y utilizaron el mismo cable de transmisión de energía. Una tenía 45 años y la otra 24. La policía no tenía idea de lo ocurrido y se disponían a investigar.

El tres de octubre, un hombre armado se presentó al bar “La Mentirosa” en la zona dorada de la capital potosina y disparó contra empelados y parroquianos. Mató a un joven universitario de 23 años de edad e hirió a cinco. Disparó una pistola calibre .9 milímetros de hizo diez detonaciones con eficiencia, pues cinco dieron en el blanco.

En un predio de una comunidad conocida como El Sabinito perteneciente al municipio de Ríioverde en la zona Media, el 9 de octubre, vecinos del lugar descubrieron una fosa en la que se alcanzaba a ver restos humanos. Llamaron a la policía a través del sistema telefónico de emergencia y un día después de eso, se presentaron agentes estatales. Confirmaron la existencia de una osamenta y cerca del lugar las ropas de la víctima. Todo hacía indicar que el cuerpo corresponde a un empresario de la tortilla del municipio de El Naranjo, que fue había sido secuestrado en septiembre.

El diez de octubre, en la comunidad de El Huizache del municipio de Guadalcázar, un adolescente de 16 años jugaba a las luchas con otros compañeros de 13 y 15 años. En eso, paso un sujeto de unos veinte años de edad, aparentemente drogado y tras buscar reñir, se abalanzó sobre el y le clavo reiteradamente una navaja en el estomago y lo mató. Jairo, un joven de 21 años fue el agresor y cuando lo detuvieron, no supo explicar las razones que lo motivaron a matar a Israel.

Don Manuel, un anciano de 83 años de edad que vivía solo en una casa de la colonia Progreso murió víctima de los golpes que le dieron unos delincuentes que lo querían despojar del dinero de la venta de un predio. El cuerpo fue localizado 24 horas después del crimen. Estaba atado de pies y manos y yacía boca abajo en su cama. Los asesinos dejaron encendido el radio a todo volumen para que nadie escuchara los gritos del anciano cuando lo golpeaban hasta matarlo.

Mauro Elías Quintero Huerta, connotado Mirrey potosino, hijo de la ex diputada local del PRI y cercana al ex gobernador Fernando Toranzo, fue levantado en el municipio de Ébano de donde es originario. Medios de la Huasteca reportaron el hecho el día trece de octubre y destacan que el hijo de la ex legisladora se proponía ir al ejido 20 de Noviembre a bordo de su camioneta, misma que luego fue localizada abandonada en un predio de Pánuco, Veracruz.

Durante la madrugada del doce de octubre, un camión blindado de la empresa de transporte de valores y dinero SEPSA, fue asaltado por un grupo de malhechores que se llevaron 147 bolsas llenas de dinero. Los delincuentes aprovecharon la debilidad de los elementos de seguridad privada que custodiaban el dinero, pues en la gasolinera Villalobos en carretera a México, hicieron una parada para comprar botanas: tenían hambre y en esas estaban cuando les sorprendieron y se llevaron el dinero con todo y camioneta, misma que luego abandonaron en la colonia Las Palmas. Se llevaron cinco millones de pesos.

Desde el doce de octubre, la Procuraduría General de Justicia activo la alerta para personas desaparecidas. José Nain de 26 años de edad, estudiante del Instituto Tecnológico de Estudios Superiores, campus San Luis, está reportado como desaparecido. Ese día se le vio por última vez, su automóvil fue abandonado en un predio de la Delegación Municipal de Pozos.

Eran las tres de la tarde del 15 de octubre y quienes caminaban por la Privada de Independencia de la colonia San Miguelito en el municipio de Matehuala, percibieron un olor extraño, fétido, como de animal que se pudre. Le dieron aviso a la policía, les dijeron que de una casa color crema y blanco con puertas y ventanas negras era de donde provenía lo nauseabundo, así que fue la policía y al ingresar a la vivienda se encontraron un cuerpo en visible estado de descomposición de lo que parecía ser un hombre de unos 40 años de edad. Se concluyó que el sujeto tenía de menos 72 horas de haber sido asesinado. Le destrozaron la cabeza, presumiblemente con un mazo o martillo.

Empezaban los primeros minutos del 18 de octubre en la colonia Ciudad 2000, un barrio tradicionalmente peligroso e infestado de bandas de pandilleros, cuando se alertó a la policía del hallazgo de un cuerpo sin vida en el andador Truenos. Se encontraron a un sujeto de unos 30 años de edad cuya cabeza había sido golpeada salvajemente con un machete. El resultado, una muerte brutal dado que quedo destrozada. Al parecer en el andador de los Truenos se encontraron un par de miembros de bandas rivales con un saldo fatal de un muero y un herido cuya condición de salud fue considerada como muy delicada.

Un depósito de cerveza en la colonia La Sierra del municipio de Soledad de Graciano Sánchez recibió la visita de un grupo de hombres fuertemente armados. Era la madrugada del 19 de octubre. El depósito estaba cerrado así es que los sujetos tocaron fuerte e insistentemente pero la cortina de “Los Huastecos” siguieron cerradas, lo cual, al parecer molestó mucho a los tipos que descargaron una ráfaga de metralla. Las balas calibre 7.42 milímetros oradaron la cortina y en su interior alcanzaron a dos jóvenes, uno de 20 años murió, le dieron al menos seis proyectiles y el otro, fue hospitalizado con urgencia por la gravedad de las lesiones. Tras dar fe de los hechos, el Ministerio Público, la Policía Ministerial y elementos de la estatal aseguraron que no sabían lo qué había motivado el ataque, pero que lo iban a investigar.

Eran como las cuatro de una calurosa tarde en el municipio de ébano. En una tienda de pinturas, el dueño vio entrar a un grupo de hombres que no buscaban precisamente pintura para pintar la casa sino que lo buscaban a él. Lo buscaban a él, a don Antonio quien atendía su negocio en compañía de su esposa e hijas. Nada más lo identificaron y le dispararon a quemarropa. Le dieron seis disparos en cabeza y tórax. Ese sábado 24 de octubre en Ébano fue de terror pues tras la ejecución del comerciante, los negocios de la zona centro bajaron sus cortinas y la gente se ocultó en sus casas. Ese mismo día, un abarrotero fue secuestrado en ese municipio colindante con Tamaulipas

Leave a Reply

A+