1179097

Ciudad de México, (21 de marzo).- El Club Tijuana se presenta en el estadio Azul, lugar en donde no ha ganado en su corta trayectoria dentro del futbol mexicano de primera división, una especie de pesadilla porque ha sido incapaz en tres partidos jugados desde el 2011.

Un viento frío recorre con angustia a los Xolos en cada visita al Cruz Azul, sólo que esta ocasión puede ser diferente. Los caracteres están muy diferentes entre ambos: Tijuana es líder del torneo y busca una calificación anticipada, mientras que Cruz Azul sigue buscando con un siquiatra, resolver los males que le aquejan, aumentados esta semana por la intempestiva visita de su grupo de animación a las instalaciones de La Noria.

En Xolos, nadie quiere dar declaraciones salvo el técnico Daniel Guzmán que cumple una campaña para cotizarse de nuevo en primera división, “lo que haga en este torneo no me define como entrenador, ya he pasado de todo, desde ser campeón hasta salvar a un equipo del descenso”.

En la mente del líder está sólo el deseo de sumar las unidades que da un triunfo para poder cantar la calificación a la liguilla en la fecha 11, cuando el torneo apenas ha rebasado la mitad. “Venimos muy ilusionados. Históricamente, en lo poco que Tijuana ha visitado al Cruz Azul, los números nos ponen muy abajo, nunca se le ha ganado de visita, entonces eso nos mueve, nos ilusiona por primera vez vencerlos en su propio estadio”.

Pero lo que antepone Guzmán a cualquier resultado es que su equipo siga jugando tan bien como hasta ahora.

“Estamos a un punto de la calificación y es a lo que jugaremos en el estadio Azul. Me interesa que el equipo no se descuadre ni se ponga nervioso”.

El secreto de Daniel Guzmán para someter en disciplina a tan buenos y variados jugadores como Dayro Moreno, Gabriel Hauche o Marcelo Gandolfi, estriba en un ejercicio mental que hace con ellos una vez por semana. Enclaustrados en un salón de las instalaciones del estadio Caliente, con los ojos cerrados, planean el partido como si fuera el último de sus vidas. Cada uno recuerda sus mejores momentos como futbolista y la manera en que desearían se terminara su carrera. Por eso, Tijuana juega a tope cada jornada, con desparpajo y alegría.

“El ejercicio se llama, ‘el último partido de tu vida’, pensamos en cómo jugaríamos este duelo final, por eso la gente los observa  con mucha alegría, siendo verticales, todos colaborando con compañerismo y solidaridad y mi labor es cuidar todos esos detalles”.

Fuente: Excelsior.